///A fondo: recomendaciones de la Comisión Europea para mejorar las pensiones

A fondo: recomendaciones de la Comisión Europea para mejorar las pensiones

4 minutos | Los sistemas de pensiones deben ser sostenibles económicamente para garantizar las pensiones. El creciente gasto en prestaciones por el progresivo aumento del envejecimiento de la población amenaza las arcas de algunos países, por ejemplo Japón que ya ha comenzado a […]

Los sistemas de pensiones deben ser sostenibles económicamente para garantizar las pensiones. El creciente gasto en prestaciones por el progresivo aumento del envejecimiento de la población amenaza las arcas de algunos países, por ejemplo Japón que ya ha comenzado a tomar medidas para reforzar su sistema de seguridad social. En la actualidad, las pensiones constituyen la principal fuente de ingresos de aproximadamente una cuarta parte de la población de la UE y, más adelante, los jóvenes europeos también acabarán dependiendo de las pensiones.

La Unión Europea ve como un desafío político que los sistemas de aseguren el poder adquisitivo adecuado en la jubilación. De ahí que haya elaborado un Libro Blanco sobre pensiones, con recomendaciones para garantizar un mejor equilibrio entre los ingresos por las cotizaciones y los gastos en prestaciones. Son cinco las recomendaciones:

  1. Adaptar la edad de jubilación a la creciente esperanza de vida
  2. Restrigir el acceso a la jubilación anticipada y otras formas de retirarse de forma temprana, como las prejubilaciones
  3. Fomentar la prolongación de la vida laboral con medidas como la formación, con el fin de que las personas mayores puedan ejercer una profesión acorde con la edad.
  4. Igualar la edad de jubilación entre los hombres y las mujeres
  5. Apoyar el desarrollo del ahorro privado complementario de la pensión para no perder poder adquisitivo en la jubilación.

 

Vincular la edad de jubilación a la esperanza de vida

Las recomendaciones específicas para cada país en materia de pensiones se centran en gran medida en la necesidad de mantener a los trabajadores de mayor edad más tiempo en el mercado de trabajo. ¿Cómo? Pues elevando la edad de jubilación. Una medida que sirve también para actualizar la edad legal de retiro teniendo en cuenta la mayor esperanza de vida de los últimos años. Según los datos de la UE, esta acción podría dar lugar a ahorros en los presupuestos que representan más de la mitad del aumento previsto del gasto en pensiones durante los próximos 50 años. Esta medida ya ha sido acometida en muchos países europeos con diferentes criterios, como aumentar a la vez el número de años de cotización, porcentajes adicionales por jubilarse después de la edad legal…  Este aumento de la edad de jubilación no debe afectar al empleo de los más jóvenes. Trabajar más años, dice, no significa quitar empleo a los jóvenes, ya que los estados con las tasas más altas de empleo de personas mayores también tienen las tasas más bajas de desempleo juvenil.

Restricción del acceso a la jubilación anticipada

Para lograr mantener a la gente más tiempo en el mercado de trabajo también se debe eliminar algunas opciones de jubilación anticipada, que algunos Estados miembros permiten, por ejemplo, a los que cotizado el máximo de años. Por eso, indica en el Libro Blanco, también deben introducirse cambios en la duración de los periodos de cotización, los cuales deben reflejar también la mayor esperanza de vida. En España, el Gobierno trabaja en esta línea y las grandes empresas deberán pagar más en determinadas prejubilaciones.

 

Una vida laboral más larga para un envejecimiento activo

Las medidas de aumentar la edad de jubilación y evitar la jubilación anticipada deben ir acompañadas de otras que incentiven que la persona permanezca trabajando de una forma saludable. Para ello se debe invertir en la prevención de enfermedades y la promoción del envejecimiento activo. Al tiempo, señala el informe, esto ayudará a reducir las jubilaciones anticipadas causadas por enfermedad. Otras medidas serían: facilitar el acceso a la educación; adaptar los puestos de trabajo a las necesidades específicas de las personas mayores; o la organización flexible del trabajo, por ejemplo compatibilizar una pensión parcial con el trabajo a tiempo parcial.

Cerrar la brecha entre las pensiones de los hombres y las mujeres

Igualar la edad de jubilación entre mujeres y hombres contribuye a la mejora de los ingresos de las mujeres y debe realizarse sin demora, dice la UE. Para el año 2020, 18 Estados miembro deberán igualar las edades de jubilación. Esta igualdad debe referirse no solo a la edad sino también a otros aspectos, ya que repercute de forma negativa en la prestación de las mujeres. Además debe acometerse teniendo en cuenta otras medidas en la política de empleo, como facilitar la conciliación de la vida laboral y la privada. Esto, además, tiene beneficios a largo plazo de forma indirecta para los sistemas de pensiones porque fomenta la formación de una  familia, es decir, la tasa de natalidad.

Desarrollo de los productos de ahorro privado complementarios a la jubilación

Los Estados miembros tendrán que encontrar formas de mejorar la relación coste-eficacia, la seguridad y el acceso equitativo a los productos de ahorro privado complementario de la pensión de jubilación. Los impuestos y otros factores financieros, así como la negociación colectiva desempeñan un papel importante aquí.
Estas herramientas para complementar la pensión están siendo utilizadas de maneras muy diferentes en la UE. Aquí también se debe fomentar la igualdad entre mujeres y hombres ya que actualmente las féminas tienen menos oportunidades para este ahorro que los varones.
La crisis ha puesto de relieve la vulnerabilidad de los fondos de pensiones a las crisis financieras y económicas. Insiste en la necesidad de revisar el marco regulatorio y el diseño para mejorar la seguridad de las pensiones privadas (en este sentido ya hay dos instrumentos en marcha). También recomienda apoyar los Planes de Pensiones de Empleo.

2020-03-17T18:03:50+02:0012 marzo, 2012|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.