8 de cada 10 creen que el Estado debe ocuparse de su jubilación

Publicado por

8 de cada 10 creen que el Estado debe ocuparse de su jubilación Un reciente estudio ha puesto la voz de alarma sobre la poca planificación que hacen los españoles sobre su propia jubilación pese a la oscuridad que se cierne sobre el futuro del sistema de pensiones público. Parte de esto puede deberse a que aún confiamos en nuestra “hucha” pública y en el Estado como guardián de nuestro esfuerzo.

 

El derecho a percibir una pensión de jubilación es una conquista de la clase trabajadora, que se traduciría gradualmente en el desarrollo del sistema de la Seguridad Social. Lamentablemente, ha sido objeto de los mazazos de los diferentes gobiernos al frente del estado de bienestar, hasta el punto de que nuestra hucha común de las pensiones, esos “ahorros nacionales” para las vacas flacas, se ha reducido a la mitad en tan solo cuatro años.

 

 

Según un estudio sobre la conciencia social al respecto de las pensiones, un 81% de los encuestados españoles cree que el Estado debe ser el guardián de su jubilación y la del resto de la ciudadanía. De hecho, esto explicaría las elocuentemente bajas cifras de ahorro privado en materia de jubilación en nuestro país, ya que la mayoría de los individuos dan por segura su prestación pública.

 

No obstante, España presenta unas desoladoras marcas en cuanto a la planificación para la jubilación de todos los países analizados, siendo el menos previsor de los 15 estudiados, tan solo superado por Japón, cuya demografía envejecida sumerge al sistema de pensiones público en una crisis constante. Pese a que el resto de países europeos han conseguido mejorar sus fondos públicos mediante una previsión realista y eficiente, el nuestro se ha quedado a la cola y, en ocasiones, hemos sido testigos de cómo una de las soluciones que se proponen desde el ejecutivo reside en los planes privados.

 

Pero redirigir las economías domésticas al ahorro individual supondría un cambio de paradigma que, como ese 81% de los encuestados pone de manifiesto, aún está lejos en la mentalidad colectiva de nuestra sociedad. Si echamos un ojo al detalle de las cifras, son los jóvenes, las mujeres y los trabajadores a tiempo parcial los que menos dinero dedican a ahorrar para su jubilación: un 50% de ellos no tiene ningún plan para el futuro, aunque sea un mero planteamiento.

 

Esto se debe a que son tres colectivos que, como norma general, suelen tener sueldos menos competitivos. La precariedad laboral en la juventud, el techo de cristal y la brecha salarial para las mujeres, y la reducción de salario para los que trabajan a tiempo parcial, se traducen, por lo general, en nóminas más limitadas que hacen realmente difícil dedicar un porcentaje al ahorro.

 

Pero esto no solo tiene repercusiones para esos sectores desfavorecidos: el hecho de que gran parte de la población activa no reciba salarios dignos tiene una consecuencia fatal para todos, y es que sin sueldos competentes no habrá pensiones competentes. Esto se debe a que la base de los ingresos de las pensiones son los salarios actuales y, cuanto más reducidos sean, menos porcentaje irá destinado a las prestaciones por jubilación, y al ahorro dentro del Fondo de Reserva de la Seguridad Social.

 

A este Fondo, según auguran las previsiones, le queda apenas un año para quedarse a cero. Pese a esto, un posible agotamiento de la hucha de las pensiones podría no significar la quiebra del sistema, al menos automáticamente.  Nuestro fondo podría entrar en una fase de juego cero, donde la recaudación por cotizaciones pudiera pagar directamente la nómina mensual de las pensiones; el problema vendría dos veces al año, cuando toca abonar la paga extra, para lo que el Estado se vería sin liquidez. No obstante, algunos expertos aseguran que la paga extra sería fácilmente financiada por otros medios, como, por ejemplo, los mercados, ya que son solo unos 18.000 millones de euros. Esta cantidad, de hecho, comparada con los 250.000 millones que hay que refinanciar anualmente de la deuda española, puede ser perfectamente sufragada, según esta línea de pensamiento.

 

Si te preocupa tu futuro y quieres asegurarte el retiro que te mereces, sin perder un céntimo del poder adquisitivo que has obtenido con tu esfuerzo, infórmate sobre los Planes de Pensiones MAPFRE, que, dado su carácter complementario a las prestaciones públicas, suponen un producto perfecto para garantizarte la jubilación que deseas.

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+TuentiMeneameEmail

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre