3 minutos | La movilidad laboral y la apertura de fronteras han propiciado la emigración. ¿Sabrías cómo gestionar la cotización si vas a un país con convenio bilateral con España? Te lo contamos aquí.

Si eres un trabajador desplazado a un país que no forma parte de la Unión Europea (donde existen unas reglas comunes), seguramente te hayas preguntado cómo serán tus cotizaciones, qué va a ser de tu jubilación, si esos años en el extranjero serán computables, etc.

Si el país en cuestión mantiene un acuerdo bilateral de Seguridad Social con España, has de saber que tienes tus prestaciones aseguradas.

¿Qué países mantienen un convenio bilateral con España?

En la actualidad, son 24 países los que mantienen un convenio bilateral en materia de Seguridad Social con España. Mediante este acuerdo, los estados implicados coordinan la actividad de sus sistemas de protección social con el fin de atender a los trabajadores desplazados a uno de esos países, y viceversa.

Los acuerdos se basan en:

  • Establecer cómo va a ser el modelo de cotización y el disfrute de protección del sistema de ese trabajador.
  • Una vez finalizado el trabajo, cómo se van a gestionar las cotizaciones de ambos países para acceder a las prestaciones -como la de jubilación- en uno de ellos.

Globo terráqueo que muestra el territorio europeo con luces azules

Los países con los que España mantiene un convenio bilateral en materia de Seguridad Social con los siguientes:

  • Andorra
  • Argentina
  • Australia
  • Brasil
  • Cabo Verde
  • Canadá
  • Chile
  • China
  • Colombia
  • Corea
  • Ecuador
  • Estados Unidos
  • Filipinas
  • Japón
  • Marruecos
  • México
  • Paraguay
  • Perú
  • República Dominicana
  • Rusia
  • Túnez
  • Ucrania
  • Uruguay
  • Venezuela

¿Qué condiciones ofrecen para los jubilados?

Para poder solicitar la aplicación del convenio, se exige que el trabajador tenga, al menos, un año cotizado en dicho país.

Respecto a la pensión de jubilación, hay que tener en cuenta que solo se cobra una, aunque se haya trabajado en dos países. Esta se solicita en el país en el que se resida cuando llegue el momento de la jubilación o en el último país en el que se haya trabajado, siempre que la residencia se encuentre en un lugar distinto a los países en los que se ha cotizado. Después, las administraciones de cada país se coordinarán para verificar los datos.

Para establecer la cuantía de la pensión, cada país realiza los cálculos y determina la más favorable para el trabajador:

  • Solo se tienen en cuenta los periodos cotizados en el país al que se ha desplazado.
  • Se tienen en cuenta el total de periodos cotizados en ambos países, pero el país que mantiene el convenio abona únicamente la pensión a prorrata de los años efectivamente trabajados bajo su legislación.

Algunos países con los que España mantiene convenio solo realizan el segundo cálculo cuando no se pueden acreditar las cotizaciones suficientes para acceder a la pensión nacional a través del primer cálculo. Estos países son: Canadá, Chile, Estados Unidos, Filipinas, Marruecos, México y Venezuela.

Cómputo

En el cómputo se tienen en cuenta los años reconocidos a través de los convenios, por lo que es posible acceder a la jubilación anticipada si se cumplen los requisitos para ello.

Pero, ¿qué ocurre si la edad legal de jubilación no es la misma en sendos países? En este caso, se respetará la legislación correspondiente al país en el que se produzca el hecho causante, es decir, el momento de la jubilación.

¿Qué trámites hay que hacer?

Para solicitar una pensión al amparo de un convenio bilateral de Seguridad Social solo hay que seguir estos pasos:

  • Imprimir el formulario general o el los trabajadores del mar, según sea el caso.
  • Cumplimentar el formulario.
  • Enviarlo por correo ordinario o presentarlo en la Dirección Provincial que corresponda (puedes localizarla aquí).

En general, no hay que aportar nada más, ya que los dos países se intercambian la información pertinente relativa a los periodos de seguro cubiertos bajo cada una de las legislaciones.

No obstante, hay países que sí exigen una documentación acreditativa. Por ello, es importante informarse, sobre esto antes de trasladarse a otro país, y conservar la documentación relevante.

Debes saber que el proceso para que se reconozca una prestación a través de un convenio bilateral es bastante largo, llegando incluso a durar más de dos años.

Para complementar la pensión resultante, no dudes en ir aportando poco a poco a tu Plan de Pensiones MAPFRE. De esta forma podrás disfrutar de esta etapa de la vida plenamente.

MAPFRE