///¿Debo ir al psicólogo antes de jubilarme?

¿Debo ir al psicólogo antes de jubilarme?

4 minutos | Con una sola razón que tengas para ir al psicólogo en cualquier momento de la vida es suficiente y, en el caso de la jubilación, hay todo un conjunto de realidades que hacen muy recomendable esta consulta.

La salud mental es tan importante como la física. Y justamente, la jubilación es un tiempo de cambios que empieza antes de los 65. Si has considerado acudir a un psicólogo, aquí te damos 10 razones para que no dudes en hacerlo.

Motivos para visitar un psicólogo en el momento de jubilarte

Deja atrás los esterotipos o una falsa imagen de que solo lo frecuentan personas con desequilibrios que no pueden lidiar por sí solos. Un psicólogo puede asesorarte, darte pautas y escuchar tus inquietudes, sin necesidad de que ello suponga que vives un bache muy serio. Y hay varias razones e indicios de que en tu caso puede serte beneficioso:

  • Te lo ha recomendado tu médico de cabecera. Has ido al médico por un resfriado, por un dolor que no te acaba de desaparecer o una consulta sobre tu tensión… no importa el motivo, pero si un profesional de la salud te ha sugerido que sería una buena idea acudir a un psicólogo antes de que llegue el día de tu jubilación. No hay excusas para seguir posponiendo la cita.
  • El agobio es lo único en lo que piensas cuando oyes jubilación. Titulares, libros de autoayuda, comentarios en el café de la oficina… da igual la situación, huyes de la palabra jubilación porque te somete a un inmediato episodio de ansiedad o nerviosismo, inseguridad o agobio que no puedes controlar. No sigas soportando esta situación y empieza a tratar estas circunstancias que la jubilación ya te está trayendo.
  • La ayuda profesional siempre es una buena idea. Recurrir a la ayuda profesional en problemas económicos, sanitarios o médicos siempre es la mejor alternativa y el recurso certero que no te fallará. El caso de la preparación para la jubilación y el psicólogo no es una excepción a este consejo.
  • No tienes nada que perder y mucho que ganar: evitar males mayores. Quizás nunca has ido a una consulta psicológica y las dudas y la inseguridad no te dejan pedir esa cita. Entonces, haz el ejercicio de preguntarte: ¿Qué tienes que perder por consultar? Pues probablemente nada y, sin embargo, los consejos o las ayudas siempre vienen bien. Quizá por ahora estés afrontando bien el cambio que va a venir, pero si puedes mejorar en algo el proceso, o prevenir posibles problemas posteriores, por qué no hacerlo.
  • La jubilación es un cambio importante en tu vida. Muchas circunstancias de la vida se presentan de improviso y requieren la actuación de un psicólogo. Sin embargo, la jubilación es algo certero con fecha y momento muy claro en la vida de todo trabajador y los expertos coinciden en señalar que es un cambio importante de esos que puede necesitar intervención psicológica, ¿por qué no te adelantas en este caso que sí puedes? Así podrás vivir plenamente y descubrir nuevas cosas después de jubilarte.
  • La previsión y la preparación siempre funcionan. Nadie puede negar que la preparación y la previsión sean siempre ingredientes para el éxito en la vida del ser humano lleno de incertidumbres. Por eso, acudir al psicólogo antes de jubilarse es una idea propia de personas previsoras, exitosas ante los cambios de la vida, personas que no confían en la improvisación.
  • El tiempo corre en tu contra y no va a dejar de avanzar. La jubilación va a llegar: puede que el año pasado la vieras lejana, pero está más cerca y el próximo aún más. Es una avance certero y seguro. Si tú no eres capaz de asumir esa realidad, estás perdiendo tiempo para buscar herramientas adecuadas para disfrutar de tu jubilación cuando se presente y el psicólogo puede ayudarte mucho con ello.
  • No entiendes a todos los que esperan la jubilación como una gran noticia. Fiestas de jubilación, planes… son muchas las personas que hablan de la jubilación con esperanza, como un momento muy deseado, pero tú no puedes entenderlos. Si acudes ya a una especialista, es posible que en poco tiempo tú también disfrutes de este tiempo de preparación de la jubilación con ánimo y esperanza.
  • Te aclarará dudas que temes preguntar a amigos y familiares. ¿Qué te va a decir un psicólogo que no puede aconsejarte tu amigo o tu primo que se jubiló hace una año? Pues está comprobado que tanto en momentos nuevos o difíciles, en muchas ocasiones, es más fácil abrirse, consultar y compartir con un extraño. Si te desvelan detalles y preguntas sobre la vida después de la jubilación, busca ya respuesta para liberarte de estos problemas antes de que se presente y sea tarde para prepararse.
  • La idea te ronda la cabeza. Si estás buscando razones o pistas que te den la clave definitiva para pedir una cita con el psicólogo, significa entonces que estás listo para conversarlo con un profesional. Si no fuera el caso, ni lo considerarías. Ir al psicólogo antes de la jubilación es una buena idea que te ayudará a disfrutar un proceso de cambio profundo.

La incertidumbre económica suele ser una de las razones más frecuentes para temer la jubilación. Además de prepararte psicológicamente para esta etapa, puedes vivir una jubilación segura con un Plan de Pensiones MAPFRE, que te garantiza un complemento económico a tu prestación por jubilación. Ser previsor te ayuda siempre a afrontar el futuro con mayor seguridad y menor grado de duda.

2020-05-18T13:22:57+02:0020 junio, 2017|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.