3 Min de lectura | La jubilación demorada permite mejorar económicamente la pensión al prolongar la vida laboral y no retirarse con la edad mínima permitida. Desde 2013 la jubilación no solo no es obligatoria, sino que existen bonificaciones para los que la retrasan.

Aquellos que deciden prolongar su vida laboral tienen acceso al complemento por jubilación demorada que bonifica económicamente su decisión en la base de cotización . Pero la pregunta es: ¿merece la pena? Es una duda que hay que valorar en función de muchos factores, no solo el económico. Pero lo que es seguro es que es una situación que cuenta con ventajas adicionales y diferentes consecuencias.

¿Qué alternativas hay para demorar la jubilación?

El escenario legislativo actual ofrece dos posibilidades a los trabajadores que llegan a su edad de jubilación, pero prefieren valorar otras alternativas y seguir en el mercado laboral: jubilación demorada y jubilación activa.

Para poder seguir trabajando y no disfrutar de una jubilación ordinaria, el trabajador puede elegir la modalidad de jubilación demorada que está sujeta a una serie de requisitos y ofrece unas ventajas concretas al titular.

Requisitos para la jubilación demorada

  • Cotización mínima de 15 años en la Seguridad Social.
  • Cumplida la edad mínima de jubilación obligatoria para el año. En 2021, 66 años.
  • Con más de 70 años no hay posibilidad de acumular más cotización a la Seguridad Social.
  • Si ya cobras la pensión máxima, no hay posibilidades de aumentarla con complementos por jubilación demorada.

Beneficios de la jubilación demorada

  • La pensión de este tipo de trabajadores que prolonga la vida laboral se incrementa en un 2 por ciento en su base reguladora por cada año más completo de cotización, si se tenían cotizados hasta 25 años.
  • Si la cotización anterior a la fecha de jubilación demorada está entre los 26 y los 37 años y tres meses, la pensión crece un 2,75 por ciento más por cada año completo jubilado.
  • Con cotizaciones en el momento del retraso de más de 37 años cotizados, la prestación por jubilación aumentaría un 4 por ciento por año.

Ejemplo de mejora en la pensión por jubilación demorada

    • Perfil del trabajador: puede jubilarse porque acredita 15 años cotizados y ha cumplido los 66 años por lo que también cumple el condicionante de la edad.
    • Pensión sin prolongación: le corresponde una pensión de 600 euros, de acuerdo con una base reguladora de 1.200 euros que se reduce en un 50 por ciento por haber cotizado 15 años.
    • Pensión si se decide por la jubilación demorada: si, por ejemplo, trabaja dos años más completos, consigue que su base reguladora ascienda en un 4 por ciento, lo que significa que será de 1.250 euros, consiguiendo una pensión de 738 euros. En este caso se ha logrado un aumento de casi 70 euros en la pensión por año extra trabajado en situación de jubilación demorada.

No pierdas de vista que otra forma de completar la pensión cuando te jubiles, según tus necesidades y preferencias, es ahorrar durante la vida laboral a través de un Plan de Pensiones MAPFRE que siempre supone un extra en el momento elegido para retirarse del mercado laboral.

Mujer de espaldas detrás de una barra de bar sirviendo una cerveza en un vaso

https://bit.ly/2HX9pXq

Jubilación activa

Esta modalidad de jubilación permite compatibilizar jubilación y trabajo al 50 por ciento. En cada caso es necesario echar cuentas y ver cuál es la situación puesto que se combina el sueldo con el cobro del 50  por ciento de la pensión.

Requisitos para la jubilación activa

  • Edad mínima de jubilación legal prevista para el año en el que se quiere acceder a la jubilación activa.
  • Años de cotización suficientes para dar derecho a cobrar el 100 por 100 de la pensión.

Autónomos en jubilación activa

Desde 2018 los autónomos con 10 o más trabajadores a su cargo también pueden seguir trabajando y recibir el total de su pensión. Aunque es importante que explores los detalles y condiciones de tu caso concreto para valorar si es o no interesante para tu situación.