4 Min de lectura | La jubilación flexible es una reivindicación histórica de los médicos españoles que buscan “colgar la bata” lo más tarde posible. Por ello, demandan mayor facilidad en las prórrogas.

La jubilación flexible es la eterna reivindicación de los médicos españoles. De la misma forma que se pueden jubilar a los 60 años con una serie de requisitos, los profesionales siempre han exigido que se les permita prorrogar la edad hasta los 70 años, siempre y cuando estén en buenas condiciones para trabajar y lo pidan voluntariamente.

La jubilación forzosa de los funcionarios públicos -donde se incluyen los médicos- se declaraba de oficio al cumplir 65 años de edad, con excepciones: funcionarios de los cuerpos docentes universitarios, magistrados, jueces, fiscales y letrados de la administración de justicia, y registradores de la propiedad, que es de 70 años.

Jubilación anticipada de los médicos

Los funcionarios que cotizan a clases pasivas (médicos de APD y funcionarios) se pueden jubilar a los 60 años con 30 años cotizados. Además, pueden optar a la jubilación anticipada voluntaria los trabajadores incluidos en cualquiera de los regímenes del sistema de la Seguridad Social que cumplan los siguientes requisitos:

  • Tener, como máximo, una edad inferior en dos años a la exigida para la jubilación.
  • Acreditar un período mínimo de cotización efectiva de 35 años, de los cuales dos años deben estar comprendidos en los 15 inmediatamente anteriores.

Para determinar la cuantía de la pensión hay que aplicar a la base reguladora el porcentaje general que le pertenezca en función de los años cotizados y el coeficiente reductor que corresponda. El importe resultante debe ser superior a la cuantía de la pensión mínima que le correspondería según su situación familiar al cumplir los 65 años de edad. De lo contrario, no se podrá acceder a la jubilación anticipada.

Cuantía de la pensión

En caso de jubilarse dos años antes de la edad ordinaria se aplica sobre la base reguladora un coeficiente reductor del 16 por ciento. Sin embargo, la reforma de las pensiones en la que trabaja el Gobierno, y que entrará en vigor en 2024, plantea endurecer la jubilación anticipada. Entre las medidas, se contempla el aumento del 16 al 21 por ciento en los coeficientes reductores, lo que supondrá una pérdida de 600 euros, aproximadamente, para los médicos que decidan retirarse dos años antes.

Derecho a la prórroga de la actividad laboral

Hombre con bata azul de médico

https://bit.ly/3tQbWIk

El Estatuto Marco del Personal Estatutario de los servicios de salud establece que la jubilación forzosa se declara cuando el interesado cumple la edad de 65 años, pero contempla dos supuestos según los cuales se puede prorrogar la actividad:

  • Cuando el interesado acredita que reúne la capacidad funcional necesaria para ejercer la profesión y el servicio de salud correspondiente lo autoriza.
  • Cuando, en el momento de cumplir la edad de jubilación forzosa, quedan seis años o menos de cotización para obtener la pensión de jubilación. En este caso, el interesado también debe acreditar que reúne la capacidad funcional necesaria para desarrollar la actividad y no puede prolongarse más allá del día en que complete el tiempo de cotización.

El Tribunal supremo puntualiza que la prórroga no supone un derecho o una obligación, sino que ofrecen la posibilidad, y su concesión no tiene por qué ser hasta los 70 años, sino que se puede otorgar por un tiempo inferior.

En todo caso, son los diferentes servicios de salud quienes evalúan, año a año, la idoneidad de una prórroga, siendo las especialidades con mayor déficit de profesionales las que más opciones tienen de retirarse a los 70 años.

Aunque la tendencia en España es aumentar la edad de jubilación, hay cinco Comunidades Autónomas que no contemplan la posibilidad de que sus facultativos puedan prorrogar su tiempo en activo y retirarse a los 70 años. Estas son: País Vasco, La Rioja, Cataluña, Extremadura y las Islas Canarias.

Cuantía de la pensión con prórroga

Cuando el interesado acceda a la jubilación a una edad superior a la forzosa y siempre que haya cotizado el mínimo exigido, se le reconocerá un porcentaje adicional por cada año completo cotizado entre la fecha en que cumplió dicha edad y la del hecho causante, en función del número de años cotizados acreditados en la que se produzca primero.

Así, el porcentaje adicional es de:

  • El 2 % por cada año completo cotizado, siempre que acrediten 25 años cotizados al cumplir la edad forzosa de jubilación.
  • El 2,75 % cuando tienen 25 a 37 años cotizados acreditados.
  • El 4 % cuando se acrediten más de 37 años cotizados.

Si la cuantía de la pensión reconocida alcanza el límite máximo sin aplicar (o aplicando parcialmente) el porcentaje adicional, el interesado percibirá:

  • La pensión por el importe máximo.
  • Una cantidad anual que se calcula aplicando el porcentaje adicional no utilizado al importe máximo vigente en cada momento, redondeado a la unidad más próxima por exceso. Esta cantidad se devengará por meses vencidos y se abonará en 14 pagas.

Si te interesa tu futuro y quieres gozar de las mejores prestaciones para que no te falte de nada llegado el momento, tu mejor opción es combinar las pensiones públicas con un plan privado, como los Planes de Pensiones MAPFRE que te permiten ahorrar de una forma flexible para proporcionarte la mayor rentabilidad.

CALCULA TU PRECIO