3 Min de lectura | Para el próximo 2022 se calcula que la prestación media de jubilación, vinculada al incremento del IPC, suba entre el 1,6 y el 2,2% y que afecta a cerca de 10 millones de pensionistas.

La subida de las pensiones en España ha estado ligada tradicionalmente al Índice de Revalorización de las Pensiones (IRP), pero desde el pasado año, estas han comenzado a regularse y revalorizarse atendiendo al IPC. Esto ha provocado que los pensionistas experimenten una mayor subida de sus pensiones.

La subida de las pensiones tras ligarse al IPC

Durante el año 2018 se introdujo un cambio importante en el sistema de revalorización de las pensiones en nuestro país, pues a partir de entonces pasaron a regirse por el IPC.

    De esta forma, el incremento de las pensiones durante el 2018 fue del 1,6 por ciento, frente al 0,25 por ciento que hubiera correspondido a los pensionistas de haberse aplicado el IRP. Los acuerdos alcanzados en los Presupuestos Generales del Estado del año siguiente permitieron que esta revalorización también se aplicara en el 2019. y según el Ministerio de Inclusión y Seguridad Social, la prestación media de jubilación en septiembre de 2020 había subido un 2,2%. Por su parte, las pensiones de viudedad lograron una media de 1.166,72 euros al mes, lo que supuso un 2,28% más que el año anterior en las mismas fechas.

    Hoy esta tendencia al alza sigue, pues las previsiones del IPC de 2021 apuntan a que se situará entre el 1,6 y el 2,2% por ciento, subida que por lo tanto se trasladará a las pensiones de 2022.

    Persona mayor de espaldas con un andador
    https://bit.ly/2N4EZCq

    Hasta este acuerdo, el IRP se fijaba teniendo en cuenta el estado en el que se encuentran las cuentas de la Seguridad Social. Es decir, se medía si estas se situaban en déficit o superávit con el objetivo de fijar en qué porcentaje las arcas públicas podían hacerse cargo del aumento. Las pensiones de incapacidad permanente, jubilación, viudedad, orfandad y en favor de familiares del sistema de la Seguridad Social en su modalidad contributiva (causadas con anterioridad al 1 de enero de 2020 y no concurrentes con otras), se revalorizarán el 0,9 por ciento.

    ¿Cuántos pensionistas se benefician de la subida?

    La subida de las pensiones en 2021 y 2022 afecta a casi 10 millones de pensionistas, que se beneficiarán con carácter retroactivo desde el 1 de enero y que empezarán a ver en sus cuentas bancarias a partir del mes de febrero.

    Esta revalorización de las pensiones supone elevar la pensión mínima de jubilación para mayores de 65 años (con cónyuge a cargo) hasta los 850,99 euros mensuales más dos pagas. Por otro lado, la pensión máxima asciende a los 2.707 euros al mes. Unas cantidades que mejoran lo presente, pero que en muchos casos pueden ser insuficientes. Algo que no cogerá desprevenidos a los más previsores y contratantes de Planes de Pensiones MAPFRE para complementar su pensión y vivir la jubilación con más holgura.