2 minutos | La necesidad de planificar la jubilación con cierta antelación está cada vez más latente en la sociedad.

Desde el Gobierno se ofrecen ciertos beneficios a determinados productos, como por ejemplo la fiscalidad de las aportaciones y de las prestaciones de los Planes de Pensiones y Planes de Previsión Asegurados, que a continuación detallamos a fondo.

Ambos productos de ahorro están enfocados a complementar la pensión de jubilación y resultan bastante atractivos por las ventajas fiscales que reportan al contratarlos. Tanto los Planes de Pensiones como los Planes de Previsión Asegurados (PPA) permiten desgravar a la hora de hacer la declaración de la renta, es decir, se encargan de rebajar la base imponible general del IRPF.

¿Qué aportaciones desgravan?

Todas las aportaciones que se realicen de forma anual a los Planes de Pensiones y Planes de Previsión Asegurados reducen la base imponible de forma directa.

Esto significa que, por ejemplo, con una base imponible de 20.000 euros, si se aportan 1.500 euros al año al Plan de Pensiones o PPA, la base imponible se quedaría en 18.500 euros. Teniendo en cuenta esto, no hay que olvidar que no se puede aportar más de una cantidad máxima que está establecida por ley.

Aportación máxima

En la actualidad, estos límites a las aportaciones de Planes de Pensiones y PPA son:

  • Aportación de 8.000 euros al año como máximo.
  • El 30 % de los rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas.

→Descubre más sobre aportaciones máximas

La reducción máxima aplicable a la base imponible del IRPF será la menor de las dos cantidades y ambos límites se aplican de igual manera cuando se suman las aportaciones de distintos Planes de Pensiones o PPA.

Es obvio que cuanto más capital se aporta al Plan de Pensiones, más se reduce la base imponible, aunque no siempre es necesario aportar el máximo para desgravar el máximo, debido a la aplicación de los límites anteriores. Por ello, es conveniente calcular cuánto se debe aportar cada año para obtener esa reducción fiscal.

Además, en el caso de que un partícipe no pueda reducir en su IRPF toda la aportación hecha en el ejercicio, por la aplicación de los límites anteriores, tendrá la posibilidad de reducir ese exceso en los 5 ejercicios siguientes.

Como ves, no existe una ley matemática que asegure cuál es la mejor alternativa, ya que ésta dependerá de la cuantía a cobrar y de las circunstancias económicas de cada persona. A pesar de ello, después de haber visto a fondo la fiscalidad de las aportaciones y de las prestaciones de los Planes de Pensiones y Planes de Previsión Asegurados, no lo dudes y contrata cuanto antes un Plan de Pensiones MAPFRE. Te asesoramos de todo lo que necesites para que elijas el producto que más te conviene.