3 Min de lectura | Si estás pensando en contratar un producto de ahorro privado de estas características pensando en tu jubilación, te contamos cómo funciona cada uno.

Las características de cada uno de los planes de pensiones posibles determinan quién puede hacer aprtaciones a él, así como otras condiciones. Para orientarse en su variedad, os ofrecemos sus rasgos principales.

Tipos de planes de pensiones según su promotor

Según los sujetos (partícipe y promotor) que constituyan un Plan de Pensiones, podemos encontrarnos con diferentes tipologías: Planes Individuales, Planes de Empresa y Planes Asociados.

Los Planes de Pensiones Individuales

son los que tienen un solo promotor y están promovidos por las entidades financieras. El partícipe o titular del Plan de Pensiones puede ser cualquier persona física son los partícipes quienes aportan al plan.

Los Planes de Pensiones de Empleo

Son promovidos por la empresa en la que trabaja el partícipe. En este caso, las aportaciones pueden hacerlas ambos, es decir, partícipe y empresa o solo la empresa, pero en ningún caso el partícipe solo.

Planes de Empleo Asociados

Por su parte, los Planes de Empleo Asociados son los que están promovidos por asociaciones u otras agrupaciones y las aportaciones las hacen los partícipes.

→ Saber más sobre planes de pensiones según el promotor.

Planes de pensiones según sus obligaciones

Por otro lado, si nos centramos en las obligaciones estipuladas (aportaciones y prestaciones) en el plan, los Planes de Pensiones pueden ser de prestación definida, de aportación definida o planes mixtos. Esto dependerá del sistema que regule el Plan de Pensiones.

Aportación definida

El partícipe define cada año la aportación y el plan no garantiza las cuantías de las prestaciones futuras.

Prestación definida

En los de prestación definida, en cambio si que se garantizan la cuantía de esas prestaciones, pero solo pueden acogerse a esta modalidad los planes de empleo y los asociados.

Planes mixtos

Por último, en los planes mixtos se define la aportación y garantiza la prestación mediante un interés. También en este caso, solo los planes de empleo y asociados pueden optar por esta fórmula.

Planes de pensiones según la inversión

Teniendo en cuenta la estructura patrimonial del fondo (donde se invierte el capital, que se conoce como cartera de inversión), los Planes de Pensiones también pueden ser:

  • Renta fija a corto plazo:  sin renta variable ni derivados cuyo subyacente no sea de renta fija. La duración media de la cartera es inferior o igual a dos años.
  • Renta fija a largo plazo: sin renta variable ni derivados cuyo subyacente no sea de renta fija. La duración media de la cartera será superior a dos años
  • Renta fija mixta: menos del 30% de la cartera debe estar invertido en activos de renta variable
  • Renta variable mixta: entre el 30% y el 75% de la cartera debe estar invertido en activos de renta variable.
  • Renta variable: más del 75% de la cartera debe estar invertido en activos de renta variable
  • Garantizados: planes para los que existe una garantía externa de rendimiento concreto, otorgada por un tercero.

Conociendo los diferentes tipos de Planes de Pensiones que existen, puedes tener una idea más aproximada del plan que necesitas según tus necesidades y objetivos a largo plazo. No lo dudes y contrata un Plan de Pensiones MAPFRE cuanto antes para disfrutar de tu jubilación con plenas garantías.

MAPFRE