Alternativas a los planes de pensiones

Publicado por

La gran disparidad entre el número de trabajadores que actualmente cotizan a la Seguridad Social y el de jubilados hace que las pensiones públicas puedan sufrir problemas en el futuro y, aunque esto no significa su desaparición, si pueda suponer una reducción en la pensión a recibir. Es por esta razón por la que existen planes privados complementarios.

 

 

Pareja de ancianos repasa papeles financieros

 

Cada vez un mayor número de trabajadores se preocupa por su futuro y decide contratar planes de pensiones que le sirva como ayuda para disponer de una remuneración cuando se jubile. Ahorrar para el futuro es muy importante y por ese motivo existen cada vez un mayor número de opciones. Para elegir qué producto se adapta mejor a ti lo más importante es tener claro en primer lugar cual es el objetivo que se quiere conseguir y el riesgo dispuesto a correr. De este modo, el perfil del contratante (si es conservador, moderado o agresivo), la fiscalidad vigente, la situación de los mercados financieros o la necesidad de disponer de liquidez son las variables más importantes a considerar. No existe un producto ideal para toda la población, sino un plan que será el mejor para cada persona.

 

 

Entre los productos que ayuda a asegurar el futuro de un jubilado de manera privada, los más conocidos son los planes de pensiones que tienen como ventaja que las aportaciones que se realicen serán deducibles en la base del IRPF teniendo unos límites absolutos de 8.000 euros y donde se analizará también el volumen del rendimiento. Realmente se trata de un producto muy interesante, pero no es el único. Los planes de pensiones disponen de una limitación acotada por la Ley, por lo que si dispones de ahorros y quieres asegurar tu futuro puedes contratar otros productos.

 

 

Una alternativa son los planes de previsión asegurados (PPA). Mientras que un plan de pensiones está sujeto a los vaivenes del fondo en el que este invertido, un PPA garantiza una compensación mínima. Al tener un menor riesgo, este tipo de producto tiene una rentabilidad menor que un plan de pensiones, pero se beneficia de las mismas ventajas fiscales. Es una buena alternativa si tu perfil de riesgo es conservador. Al ser productos muy semejantes los planes de pensiones y los planes de previsión asegurada pueden movilizarse entre sí (es decir, es posible contratar un plan de pensión y luego convertirlo a PPA y viceversa) y además también pueden trasladarse entre compañías (no necesitas estar siempre ligado a una empresa). El valor de liquidativo de un plan de pensiones está ligado a la cotización del momento, mientras que para conocer el valor del PPA se deberá valorar los activos afectos al seguro, algo fácil de calcular si se contacta con la compañía con la que hemos firmado el contrato.

 

 

Otros productos de ahorro atractivos para la jubilación son los planes individuales de ahorro sistemático (PIAS). Entre sus ventajas se puede enumerar que cuentan con una mayor liquidez que los anteriores (es más fácil poder acceder al dinero en caso de que suceda un imprevisto) y que su ventaja en términos de fiscalidad se engloba en el cobro de prestación. Los PIAS están exentos de tributar como rendimiento de capital mobiliario siempre que se perciban en forma de renta vitalicia, tengan una duración mayor a los 10 años y que no se aporte una cantidad que exceda los 8.000 euros anuales (o 240.000 euros en el total de plan). A disponer de un tratamiento fiscal distinto, los PIAS pueden movilizarse entre sí, pero no con planes de pensiones o PPA.

 

 

En el caso de que ya estés jubilado, pero aún así quieras disponer de un producto específico para estar preparado ante posibles eventualidades puedes contratar un plan de renta vitalicia. Como su propio nombre indica, es una opción que permite recibir una pequeña cantidad de dinero todos los meses a cambio de una aportación previa. Entre las ventajas de las rentas vitalicias se encuentran que permiten preservar el patrimonio, proveen una atractiva rentabilidad al invertir a largo plazo y permiten completar las pensiones u otros productos. Entre los beneficios fiscales más reseñables destaca que tributan únicamente por el porcentaje de la renta que se ha percibido. Dicho porcentaje se establece de acuerdo a la edad del receptor.

 

 

Otra inversión que se debería de considerar son los fondos de inversión. Juega a su favor la amplia gama de fondos que hay y su adaptación al riesgo del contratante, sea conservador o agresivo. Un fondo de inversión consiste en dejar en manos de un especialista la labor de inversión, que a cambio de un porcentaje anual tratará de lograr la mejor rentabilidad sostenible en el tiempo. Los fondos más contratados suelen ser monetarios, de renta fija, de renta variable o mixtos (si se combinan dos o varias técnicas de inversión a la vez). Al ser vehículos especializados tiene como ventaja disponer de acceso a inversiones que son de muy complicadas de poder ser contratadas por un particular. Además, son productos muy líquidos que cotizan diariamente y que pueden convertirse en dinero físico en un máximo de dos o tres días. Fiscalmente también presentan ventajas, como las relacionadas a su tributación, la cual tiene lugar únicamente cuando se realiza el reembolso, y no cuando se mantiene el dinero en el fondo o cuando se realiza un traspaso de un fondo a otro. De esta manera el usuario tiene una mayor libertad acerca de cuándo quiere pagar los impuestos.

 

 

Como has podido comprobar, existen muchas alternativas a los planes de pensiones estatales. Los planes de pensiones privados, los planes de previsión asegurados, los planes individuales de ahorro sistemático, la contratación de una renta vitalicia o los fondos de inversión son productos contrastados que pueden ser una buena opción para disfrutar de un dinero extra tras la jubilación. Como especialista en este sector, MAPFRE dispone de una amplia gama de productos adaptados a cada persona, entre ellos el Plan de Pensiones.

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+EmailWhatsApp

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre