//Cobrar el plan de pensiones en plazos

Cobrar el plan de pensiones en plazos

4 minutos | A la hora de cobrar el plan de pensiones, encontramos normalmente dos opciones: en forma de capital (su totalidad) y en forma de rentas periódicas (ingresos mensuales). Aquí te explicamos sus diferencias y ventajas. Cobrar la pensión en rentas periódicas […]

A la hora de cobrar el plan de pensiones, encontramos normalmente dos opciones: en forma de capital (su totalidad) y en forma de rentas periódicas (ingresos mensuales). Aquí te explicamos sus diferencias y ventajas.
Cobrar la pensión en rentas periódicas puede ser ventajoso.
La idea detrás de los planes de pensiones privados es ofrecer un ingreso adicional a la pensión pública por jubilación. Así, se complementan y hacen que se perciban más ingresos y que no se reduzca demasiado nuestro ‘músculo económico’ al finalizar nuestra vida laboral. Cobrar el plan de pensiones a plazos, tiene sus ventajas y vamos a conocerlas.

Empecemos recordando su funcionamiento: se realizan aportaciones periódicas durante los años trabajados con el fin de crear un fondo al que se podrá acceder una vez nos hayamos jubilado.

Lo importante para un plan de pensiones es empezar pronto, pues tienen un rendimiento exponencial en función del tiempo, gracias a los intereses acumulativos. Es más rentable realizar aportaciones pequeñas durante más años que comenzar a ingresar cantidades mayores en el fondo cuando queden cinco años para la jubilación.

Una vez llegado el momento de cobrarla, tenemos dos opciones: acceder a su totalidad en forma de capital o percibirla en forma de rentas periódicas, que suelen ser mensuales, pero se puede estipular cualquier otra frecuencia que se desee.

Percibir la pensión en forma de renta tiene puntos fuertes a su favor. En primer lugar, juegan el papel de complemento a la pensión pública y evitan la tentación de algún gasto insensato al ver la cuenta corriente engordada de golpe.

Con respecto a este crecimiento repentino, el segundo punto fuerte de las pensiones en forma de renta es relativo a la fiscalidad. Si bien ante Hacienda es lo mismo percibir unos derechos consolidados (es decir, los planes de pensiones) de una forma u otra, ya que son entendidos como rendimientos del trabajo; percibirlos en forma de rentas hace que los ingresos anuales no sean tan dramáticos como lo serían en forma de capital y que no aumente la factura del IRPF.

El impacto fiscal se ve repartido así a lo largo de varios ejercicios y atenuado en su ‘dureza’. Esto es especialmente interesante para los pensionistas, dado que, al no tener ya ingresos por trabajo, su capacidad para capear temporales es mucho menor.

La tercera ventaja de cobrar el plan de pensiones en forma de rentas periódicas es que, al mantener todavía capital dentro del fondo, éste sigue sujeto a los porcentajes de intereses y, por lo tanto, sigue rentabilizándose a sí mismo, a pesar de las sustracciones al fondo que se realicen mensualmente.

En teoría, con un capital lo suficientemente grande en un fondo de ahorros, podría conseguirse que los pagos mensuales sean menores que los ingresos por intereses acumulados en el plan, consiguiendo la codiciada renta pasiva.

Cabe destacar que rescatar los ahorros acumulados en planes de pensiones anteriores a 2007 tienen una reducción del 40% en la base imponible del IRPF. Esto dependerá del momento en el que se produzca la contingencia de jubilación. Si ésta se produjo en 2010 o antes, la reducción del 40% se podrá hacer hasta el año 2018.

Si la contingencia fue entre 2011 y 2014, el margen para aplicar dicha reducción será de ocho ejercicios tras la jubilación. Y, para las posteriores a 2015, el plan ha de rescatarse dos años después de la fecha del cese de la vida laboral.

Las rentas periódicas además permiten percibir el ahorro de los fondos de muchas maneras diferentes. La primera y principal diferencia es elegir entre hacerlas temporales o vitalicias.

Las rentas temporales son las más frecuentes. En ellas, se perciben las rentas hasta que se agote el saldo del plan, con los fondos revalorizándose en línea con dicho plan. Si se produce el fallecimiento del titular antes de que se agoten, su saldo irá destinado a sus beneficiarios.

Las rentas vitalicias, en cambio, hacen que la aseguradora perciba la totalidad de los derechos dentro del plan en el momento del rescate y ésta paga al partícipe una renta hasta su fallecimiento. Además, las rentas vitalicias cuentan con dos opciones básicas:

LO QUE DEBES SABER...

  • Con cobro únicamente de rendimientos: este tipo de rentas vitalicias suele permitir el cobro del principal en cualquier momento elegido por el titular, mientras que los pagas percibidos corresponden exclusivamente a sus intereses generados. En caso de fallecimiento, los beneficiarios percibirán el principal de la cuenta.
  • Con cobro de principal y de rendimientos: la renta, en este caso, está compuesta tanto por principal como por sus intereses (rendimientos). El principal no suele ser rescatable. Además, en caso de fallecimiento, se cancela la renta y sus beneficiarios no perciben nada, salvo que se contrate una opción de reversión.

La cantidad percibida por la modalidad de cobro dependerá de varios factores. En el caso de las rentas temporales, suele ser fijado por el titular en el contrato; en cambio, el importe de las rentas vitalicias suele ir más en función de la edad del cliente. Una vez constituida, su importe no puede ser modificado.

En cualquier caso, lo más aconsejable a la hora de cobrar el dinero ahorrado para la jubilación es sentarse una tarde con calculadora, Excel o ábaco en mano y hacer un pronóstico presupuestario para averiguar los importes y la forma en la que querremos percibir dichos fondos.

Con esta información, acudiremos a la entidad gestora y nos orientarán hacia la manera más deseable de recibir nuestros fondos. Cabe recordar que las tres opciones (en capital, en renta o mixtas) son viables y que dependen, finalmente de nuestros objetivos y necesidades en la jubilación.

Si estás trabajando y aún no cuentas con un plan de pensiones privado porque ves la jubilación en un horizonte lejano, recuerda la rentabilidad exponencial de los intereses acumulativos. Cuanto antes es mejor. Empieza hoy con un Plan de Pensiones MAPFRE y convierte tu jubilación en la mejor etapa de tu vida.

2019-06-11T14:03:08+02:0028 febrero, 2017|

Comentarios (2)

  1. Toni Pascual abril 11, 2018 en 7:36 pm - Responder

    El 40% exento de pagar impuestos rescatando lo aportado antes del 2007 no esta ya caducado desde este 2018 ??

    • canalJUBILACIÓN abril 17, 2018 en 12:24 pm - Responder

      Hola Toni,
      En caso de hechos causantes acaecidos en el año 2010 o en años anteriores, se podrá aplicar la reducción del 40% a rescates en forma de capital que se produzcan hasta el año 2018.
      Para hechos causantes que se produzcan entre 2011 y 2014, el plazo para realizar la reducción será de 8 años a partir del año en que acaeció la contingencia que permite el rescate.
      En el supuesto de hechos causantes que tengan lugar en el año 2015 y años sucesivos, se dispondrá de un plazo máximo de dos años para beneficiarse de la reducción. Un saludo

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.