3 minutos | Cuando llega el momento de la jubilación, una de las preguntas que más se repiten hace referencia a cómo cobrar el plan de pensiones. Es importante planificar el rescate de una forma idónea para acceder al capital acumulado con el menor impacto fiscal posible.

Si durante años se ha ido ahorrando para disfrutar de la jubilación cómodamente, cuando llega este momento es necesario analizar los distintos métodos de cobro de un plan de pensiones. Aunque existen situaciones excepcionales en las que se puede acceder al capital, por norma general se recupera cuando tiene lugar el retiro de la vida laboral.

Del mismo modo que es importante planificar las aportaciones al plan de pensiones, también debe serlo el modo de rescate. En este sentido, se deben tener en cuenta algunos aspectos: no solo hay que analizar la forma en que se va a cobrar el dinero, sino la cantidad que se necesita realmente en cada momento.

Claves para saber cómo cobrar un plan de pensiones

Algunos puntos básicos que se deben considerar en el rescate de un plan de pensiones son los siguientes:

  • Existe la posibilidad de seguir realizando aportaciones al plan de pensiones una vez que haya tenido lugar la jubilación para tener cubiertas otras contingencias, como por ejemplo dependencia o fallecimiento.
  • No es preciso rescatar el capital justo en el momento de la jubilación. Por lo tanto, si no se necesita el dinero, es posible mantener el capital dentro del plan para que la rentabilidad vaya aumentando.
  • Para evitar una carga impositiva mayor, se recomienda no recuperar los ahorros el mismo año en que se produce la jubilación. Si se opta por el reembolso, la base imponible aumenta, algo que no ocurre en un ejercicio fiscal en el que no se haya trabajado durante los 12 meses anteriores.
  • El rescate de un plan de pensiones tiene la consideración de rendimientos del trabajo, por lo que se debe incluir en la declaración de la renta como si se tratase de un salario. Esto se traduce en que cuanto mayor sea el capital, más alta será la base imponible sobre la que se calcula el IRPF que se debe abonar.
  • Los beneficiarios que se jubilan después del 31 de diciembre de 2006 pueden aplicar una reducción del 40 por ciento en la base imponible si optan por el rescate en forma de capital. Este beneficio únicamente aplica a las aportaciones que se hayan realizado hasta esa fecha y solo una vez en un año determinado.

Distintas formas de cobrar un plan de pensiones

  • Rescate en forma de capital: esta forma de cobrar un plan de pensiones hace referencia a percibir el capital de una sola vez. Desde el punto de vista fiscal, esta opción no es la más recomendable, ya que implica tener que pagar más impuestos en la declaración de la renta.
  • Rescate en forma de renta: de este modo, el titular del plan de pensiones percibe una determinada cantidad en forma de renta periódica, según elija que sea mensual, trimestral, semestral o anual. Este método permite calcular de una forma más exhaustiva a cuánto ascenderá el IRPF teniendo en cuenta la base imponible. Además, esta alternativa no solo tiene un menor impacto fiscal, sino que también posibilita que la rentabilidad del dinero que se mantiene en el plan vaya aumentando.
  • Rescate mixto: esta opción combina los dos anteriores. Es decir, el titular recibe una determinada cantidad en un único pago y el resto según la periodicidad que determine. Suele ser la forma más habitual, ya que se evita el impacto fiscal de percibir la totalidad del capital en un solo pago.

Revisado por MAPFRE