Cuándo aportar al plan de pensiones

Publicado por

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+EmailWhatsApp

Una de las mayores dudas de los ahorradores es saber si hay algún momento del año que sea ideal para hacer una aportación al plan de pensiones. Repasamos las ventajas e inconvenientes de realizar aportaciones puntualmente o hacerlas de manera periódica.

mujer mayor de 65 años con hucha

 

Un plan de pensiones privado es un instrumento de ahorro que permite guardar tu dinero en el presente para que puedas disfrutarlo una vez que te jubiles. Además, cuenta con interesantes ventajas fiscales como son la reducción de la base imponible a la hora de realizar la declaración de la renta. De este modo, se pueden desgravar hasta 8.000 euros anuales y además asegurar nuestro futuro. No obstante, una duda muy frecuente se traza en el horizonte: ¿Hay un mejor momento del año para realizar aportaciones al plan de pensiones?

 

Destinar una pequeña partida de nuestros ingresos actuales en contratar un plan de pensiones nos hará ver crecer nuestro dinero. Gracias al interés acumulado que proporciona este tipo de producto, el capital crece a medida que pasan los años. Por esta razón, pese a que no hay ninguna edad fijada para empezar un plan de pensiones, es aconsejable no esperar y empezar cuanto antes, pues de este modo mayor dinero tendremos cuando nos jubilemos.

 

A la hora de realizar las aportaciones en un plan de pensiones privado hay dos alternativas principales. Por un lado, está hacer inversiones puntuales, aprovechando cuando se dispone de un dinero extra o nos conviene desde el punto de vista fiscal. La alternativa es realizar aportaciones periódicamente cada determinado tiempo, comúnmente cada mes, y de esta manera potenciar un hábito ahorrador. Analicemos las ventajas de cada una de las opciones.

 

Aportaciones puntuales al plan de pensiones

 

Ingresando tu dinero de esta manera aprovechas los momentos en los que obtienes unos ingresos más elevados para destinarlos al ahorro. De esta forma tú controlas cuanta cantidad y cuando destinas tu dinero a tu futura pensión.

 

No hay que olvidar que la posibilidad de desgravar en el cálculo del IRPF es una de las ventajas más destacadas de este tipo de producto. De este modo es posible que sea muy conveniente aumentar las aportaciones en aquellos años en los que se haya obtenido una suma de dinero grande y deducirte una interesante cantidad de capital cuando realices la declaración de la renta.

 

Este tipo de aportación es el indicado para aquellas personas con altibajos en sus ingresos y en los que se aúnan periodos en los que se recibe mucho dinero con otros en los que no se dispone de tanta riqueza. Optando por esta alternativa aprovechas los momentos cuando puedes ahorrar para destinar tu patrimonio al plan de pensiones. Además, es aconsejable que en los años con mayor riqueza se aporte más a las pensiones para reducir los impuestos de renta sobre las personas físicas. Se trata por lo tanto de una opción muy interesante para personas que trabajan por cuenta propia.

 

Si optas por realizar tus ingresos en el plan de pensiones de manera puntual es conveniente realizar un cálculo de las entradas de dinero que se hacen para que al final del año se realice una última aportación más o menos grande según convenga. Por lo tanto, los últimos meses del año deben de ser unas fechas en las que se que estar especialmente atento. Otro aspecto temporal que hay que considerar es que si nuestro plan de pensiones tiene un perfil arriesgado y con una alta cantidad de capital en renta variable debes de estar atento a los movimientos del mercado bursátil para hacer inyecciones de dinero cuando creas que la bolsa está más barata y es mejor momento para invertir.

 

 

 

 

Aportaciones periódicas al plan de pensiones

 

Cuando realizas ingresos en tu pensión de manera regular generas un hábito de ahorro que puede ser muy útil tanto cuando recuperes el plan, como para tu vida diaria. Es necesario que se tenga cierta disciplina y que, aunque sea una pequeña cantidad, se haga una aportación de manera continuada. Asimismo, debes tener cuidado de que los mini gastos cotidianos no destrocen tu capacidad de ahorro.

 

Piensa cómo puedes ahorrar semanalmente y destinar una parte de tus ingresos al plan de pensiones. Has de tener en cuenta que se trata de garantizar tu futuro, aprovechando además que puedes obtener ventajas fiscales en el presente.

 

Disponer de una fuente de recursos sostenible es importante para poder destinar dinero periódicamente al plan de pensiones. Son por lo tanto los funcionarios y los trabajadores indefinidos el tipo de personas a las que más les puede interesar esta alternativa.

 

Además, al aportar dinero de manera semanal o mensual, nos aseguramos de que sea como sea el contexto de mercado habremos hecho nuestra aportación. Por lo que si nuestro plan invierte en acciones no ganaremos tanto dinero como cuando acertemos a la hora de pronosticar cuando la bolsa está baja, pero tampoco perderemos dinero si hemos fallado en nuestras proposiciones y apostamos por un mal momento para invertir.

 

Compatibilizar aportaciones periódicas y puntuales al plan de pensiones

 

Ahora que conocemos las ventajas de ambas alternativas, puede ser buen momento para plantearse una tercera vía que consistiría en aunar lo mejor de ambas tácticas. Podemos por lo tanto realizar aportaciones de manera habitual a nuestro plan de pensiones para instaurar un hábito y asegurarnos de que estamos ahorrando, pero a su vez utilizar los momentos en los que dispongamos de mayores ingresos para realizar una mayor entrada de capital que nos ayude a hacer más positiva nuestra declaración de la renta. Es aconsejable llevar un registro del dinero que inviertes en tu plan de pensiones y dar un último empujón los últimos meses antes de que cierre el año según nos convenga fiscalmente.

 

Hay que leer la letra pequeña de los planes de pensiones privados y estar seguros de cómo se hacen las aportaciones. En algunos casos la libertad es total y es el contratante el que puede decidir qué estrategia seguir. Sin embargo, en otras ocasiones, puede que aparezcan contratos donde es imperativo ingresar cierta cantidad periódicamente para poder optar a mejores condiciones. De tal modo que si un mes no se ha podido ahorrar suficiente dinero quizás se cobre una comisión. Es preferible por lo tanto asegurarnos que nuestro plan de pensiones no tiene ninguna obligación y que se adapta a tu economía. Pregunta por los Planes de Pensiones MAPFRE, con una atención personalizada y la reputación de ser durante años la aseguradora líder en España.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre