3 minutos | Respetando los límites que marca la ley, nunca es demasiado pronto ni demasiado tarde para empezar a ahorrar de cara al día de nuestra jubilación. Te contamos lo que debes saber sobre la edad máxima y mínima para abrir un plan de pensiones.

Sea cual sea tu edad o situación familiar, el ahorro para la jubilación debería estar entre tus objetivos financieros prioritarios. Cuanto antes empecemos, menor esfuerzo nos supondrá y mayor colchón obtendremos. Pero, ¿a qué edad se puede abrir un plan de pensiones? ¿Y cuál es la edad máxima establecida? Te contamos qué dice la ley al respecto y qué aconsejan los expertos.

¿Cuál es la edad máxima para abrir un plan de pensiones?

La legislación no indica cuál es la edad máxima para contratar un plan de pensiones, pero hay que tener presente que no se puede ser participe del mismo plan del que ya se es beneficiario. Por tanto, más allá de la jubilación ordinaria, fijada en 2021 en los 66 años, no se puede contratar un plan de pensiones.

No obstante, una vez jubilados, lo que sí podemos hacer es continuar con las aportaciones, siempre que vayan destinadas a contingencias de dependencia y fallecimiento.

¿Cuál es la edad mínima para contratar un plan de pensiones?

Según la legislación española, la edad mínima para acceder a un producto financiero, como son los planes de pensiones, son los 18 años.

Teniendo en cuenta que estos productos se pueden contratar hasta los 66 años, cerca de 30 millones de personas están en la edad de acceder a un plan de pensiones, según datos del Instituto Nacional de Estadística.

Mano colocando columnas de monedas en sentido creciente

https://bit.ly/3loJdo8

Pero, ¿cuál es el mejor momento para empezar a ahorrar de cara a la jubilación?

Imaginemos que comenzamos nuestras aportaciones con 50 años. En este caso, para ahorrar una cantidad aceptable, deberían ser más generosas y, por lo tanto, el esfuerzo sería mayor. Por este motivo, los expertos recomiendan que, cuanto antes se empiece, mejor, ya que se dispondrá de más tiempo para hacer las aportaciones y, por ende, el capital acumulado será mayor.

No obstante, aunque se quiera esperar a tener cierta estabilidad laboral, no es aconsejable demorar el ahorro en exceso. Para disfrutar de un complemento a la pensión pública que sea apropiado a la nueva situación, se aconseja no retrasar las aportaciones más allá de los 35 años.

¿Renta variable o renta fija?

La edad también es determinante a la hora de asumir un determinado nivel de riesgo. Los planes de pensiones pueden ser de renta variable -más arriesgados, pero con mayores ganancias- o renta fija -más conservadores-.

En líneas generales, se recomienda empezar con planes agresivos con altas rentabilidades y, pasados los 60 años, apostar por renta fija para asegurar el capital que tanto esfuerzo ha costado acumular a lo largo de todo ese tiempo. Si quieres más información al respecto, en este enlace te contamos más sobre el perfil de riesgo según la edad.

Dado que lo que está en juego es nuestra estabilidad económica cuando nos retiremos del mercado laboral, es muy importante contratarlos con una compañía que nos preste asesoramiento durante el proceso, que nos aporte confianza y que se adapte a las necesidades de cada perfil de ahorrador. Requisitos que los Planes de Pensiones MAPFRE cumplen a la perfección. ¡Pide asesoramiento a nuestros expertos sin compromiso!