En EEUU no es común ahorrar para la jubilación

Publicado por

Un reciente estudio ha llegado a la conclusión de que dos terceras partes de los trabajadores residentes en los Estados Unidos no es común que ahorren para la jubilación.

 

Mano guardando dinero en una hucha con forma de cerdito rosa

 

 

Tal y como ha publicado el prestigioso portal de noticias Bloomberg, los estadounidenses no están ahorrando el dinero necesario para asegurarse una pensión en el futuro. Esta afirmación había sido aventurada por especialistas anteriormente, pero no ha sido hasta febrero de 2017 cuando ha sido posible calcular exactamente las cifras del deficiente ahorro realizado por los americanos para garantizar su jubilación. Los números son bastante pesimistas y no se deben únicamente a la falta de medios, sino también al desconocimiento de la importancia de los planes de pensiones. Así, mientras en Europa la planificación del retiro laboral está cada vez más en auge, en Estados Unidos no es común ahorrar para la jubilación.

 

 

Para conocer las razones detrás del pequeño número de ciudadanos americanos que se preocupan por su jubilación es preciso conocer que Estados Unidos tiene un sistema diferente al que se practica en los países europeos. En el país de las barras y estrellas el sector público está reducido a lo mínimo posible para garantizar un servicio básico, pero no se hace cargo de aspectos como la salud global y gratuita o como satisfacer una pensión a todos los ciudadanos. En este ambiente, los planes de pensiones privados cobran una relevancia muy alta. Son las empresas las que dan la opción al empleado a poder derivar una pequeña parte de su salario a un plan de pensión u otro servicio financiero que podrá rescatar en un futuro y garantizar disponer del dinero suficiente para disfrutar de la vejez. Sin embargo, solo uno de cada tres americanos hace una aportación a los mismos.

 

 

Hasta la aparición del estudio realizado por Michael Gideon y Joshua Mitchell se desconocía si la pasividad de los americanos hacia la planificación de su futuro se debía por motivos económicos o por no conocer las ventajas de los planes de pensiones. Los resultados han reflejado que existe un porcentaje de trabajadores que no tienen capacidad de ahorro y que por lo tanto son incapaces de pensar más allá del futuro. Sin embargo, el dato más preocupante concierne a aquellas personas que ganando suficiente dinero no contratan ningún producto encaminado a asegurar su pensión.

 

 

Los autores creen que el desconocimiento sobre los beneficios de los planes de pensiones es debido a la excesiva burocracia con la que son presentados por parte de las empresas y por la poca proactividad mostrada por el ciudadano. De este modo, un alto número de empleados no sabía las características de los productos de jubilación que ofertaban la compañía donde realizaba su trabajo. Se avisa que esto suele suceder debido a que la mención acerca de las pensiones que se pueden contratar se realiza a la vez que se firma el contrato y que por lo tanto el empleado les presta poca atención por parecerle poco interesante.

 

 

 

 

Según los investigadores, pertenecientes a la Oficina del Censo de Estados Unidos, se ha conseguido calcular que únicamente un tercio de los americanos está ahorrando en planes de pensiones o un producto similar de jubilación gracias a contrastar datos referentes a los impuestos, en lugar de usar los tradicionales sondeos. De este modo, usando como referencia los registros tributarios W-2 desde el año 2012 pudieron tener acceso a la identificación de 6,2 millones de empresas y 155 millones de empleados que tuvieron 219 trabajos distintos (la diferencia entre trabajadores y el de la labor realizada se debe al cambio de compañía o a que algunas personas desempeñaban dos oficios). Esta enorme base de datos ha permitido que por primera vez los datos obtenidos sean realmente extrapolables y las estimaciones sean muy precisas.

 

 

Un dato que incrementa la preocupación de los analistas es que únicamente el 14% de las empresas ofrecen planes de pensiones para sus empelados o productos similares que garanticen un ahorro para su futuro. Gideon y Michell llegaron explicar sin embargo que este dato debe de analizarse con cuidado, pues aúna las entidades de todos los tamaños. Un enfoque más cercano muestra que el porcentaje tan negativo es causado porque son las pequeñas compañías las que apenas tienen en cuenta el ofrecimiento de planes de pensiones a sus empleados, mientras que por el contrario las empresas con un tamaño más grande se muestran más preocupadas por garantiza el futuro de sus trabajadores. Debido a que en Estados Unidos el número de instituciones de un tamaño reducido predomina sobre el de las multinacionales, se obtiene esa cifra de que solo el 14% de los empleadores ofrecen productos de jubilación.

 

 

Sin embargo, hay cifras para la esperanza. Al ser las empresas con un tamaño elevado las que concentran un mayor número de empleados y ser las instituciones más preocupadas por los planes de pensiones privados, en total el número de trabajadores que trabajan en una compañía que promueven productos relacionados con las pensiones se eleva hasta el 79%. Por lo tanto, la primera conclusión es que mientras que las grandes instituciones están realizando una correcta promoción de los planes de pensiones son las pymes las que deberían tratar de ampliar su visión futura y ofrecer a las personas que realizan su labor en ellas la posibilidad de contratar productos para su jubilación.

 

 

Al contrario de lo que sucede en los Estados Unidos, en España el Estado tiene un mayor peso y dota a la población de un mayor número de servicios públicos. Entre ellos está el de garantizar que los ciudadanos que han trabajado tengan acceso a una pensión de jubilación. Por lo tanto, los españoles estamos menos desprotegidos que los americanos en este ámbito. La actual pirámide demográfica empieza a hacer difícil de sostener el actual sistema de pensiones.

 

 

El mayor número de jubilados y una base de trabajadores en activo que no se incrementa de igual manera hacen que, aunque las prestaciones públicas no lleguen a su fin, si que puedan sufrir variaciones que hagan conveniente buscar una alternativa. Una opción muy recomendable es la contratación de planes de pensiones privados que complementen la pensión pública.

 

 

Una opción que muchas personas eligen es comprar pisos para vivir de las rentas pero, si esto no fuera posible, lo ideal sería contar con un producto destinado a garantizar la jubilación permitirá ahorrar poco a poco de manera paulatina para que una vez nos jubilemos podamos disfrutar del dinero cobrando, por ejemplo, rentas periódicas (link a artículo de rentas periódicas). Además, cuentan con interesantes ventajas fiscales que también deben ser tenidas en cuenta. Para contratar un plan de pensiones debes de acudir a una entidad reconocida y que ofrezca productos de calidad, una buena idea son los Planes de pensiones MAPFRE que pueden ser la mejor alternativa para garantizar tu jubilación adaptándose a las necesidades de cada persona.

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+EmailWhatsApp

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre