3 Min de lectura | Existen diversos estudios que demuestran que el cuidado del sistema inmunitario es una de las principales claves de la longevidad. Toda la red de células, órganos, tejidos y sustancias defienden al cuerpo de cualquier clase de patógenos y enfermedades, lo que ayuda a vivir más tiempo.

A medida que pasan los años, el sistema inmunitario se va deteriorando de forma progresiva. Cuando esto ocurre, se produce una mayor inflamación en las distintas partes del organismo, lo que origina multitud de enfermedades e infecciones. Por lo tanto, una de las claves de la longevidad es, sin duda, el cuidado del organismo a través de ciertos hábitos que son garantía de salud.

¿Qué dicen los estudios sobre la longevidad?

En la actualidad, las posibilidades de vivir más de 110 años son muy reducidas: en concreto, tan solo una persona de cada 100.000, según un estudio realizado por la Universidad de Montreal. Para alcanzar o superar dicha edad es imprescindible tener una gran resistencia a ciertas enfermedades muy graves, como son los derrames cerebrales, los problemas de corazón o el cáncer.

Según una investigación realizada en el Centro Riken en Yokohama (Japón), la esperanza de vida es mayor cuanto más potente sea el sistema inmunitario de una persona. Está demostrado que la población centenaria desarrolla un mayor número de células T citotóxicas, las cuales protegen el cuerpo de infecciones y tumores eliminando las células dañinas.

De este análisis se desprende que quienes llegan a una edad muy avanzada presentan una cifra superior de citotóxicos en comparación con otros usuarios más jóvenes (aproximadamente 80 frente a 20 por ciento). Estas conclusiones revelan que las personas consideradas supercentenarias tienen unas características únicas en sus linfocitos, lo que les permite mantener una respuesta inmune a las enfermedades y vivir durante mucho más tiempo.

Además, desde la Universidad Complutense de Madrid también afirman que el estado en el que se encuentra el sistema inmunitario de un individuo revela su edad biológica. Este aspecto es igualmente un indicativo de la velocidad a la que envejece y de su longevidad.

Según este centro, la edad biológica está condicionada hasta en un 75 por ciento por el estilo de vida y en un 25 por ciento por la genética. Son muchas las enfermedades que están relacionadas con la inmunología, por lo que adoptar hábitos saludables que ayuden a reforzar el sistema inmunitario es fundamental para vivir más años de forma útil e independiente.

¿Cómo aumentar la longevidad del sistema inmunitario?

Un gran porcentaje de las personas que llegan a los 100 años mantienen sus funciones cognitivas y pueden valerse por sí mismos. Es decir, a pesar de la edad, estos individuos disfrutan de una buena calidad de vida gracias a su extraordinario estado de salud.

Algunos de los hábitos que ayudan a reforzar el sistema inmunitario para estar protegido frente a múltiples enfermedades son:

  • Controlar los niveles de estrés, ansiedad o depresión, en la medida de lo posible, ya que este tipo de trastornos reducen considerablemente las defensas del organismo.
  • No fumar y no excederse con la ingesta de bebidas alcohólicas.
  • Practicar ejercicio físico de forma regular.
  • Llevar una alimentación equilibrada y, dado que la dieta tiene un gran impacto sobre la salud, adoptar también las siguientes rutinas:
    • Reducir la cantidad de comida, dado que existe la evidencia de que comer entre un 10 y un 40 por ciento menos alarga la vida.
    • Cambiar las grasas de origen animal por otras de calidad, como el pescado o las que provienen de los vegetales.
    • Incrementar la cantidad de frutas, verduras y legumbres en los platos diarios, sobre todo los alimentos que sean ricos en polifenoles, los cuales están relacionados con una disminución de la mortalidad.