Por lo tanto, Cuidar de nuestro sistema inmunitario, el que nos defiende de toda clase de patógenos y, en consecuencia, de enfermedades, ayuda  a incrementar la esperanza de vida y vivir más tiempo

Los hábitos de vida, clave de salud

Como explica Mónica de la Fuente, catedrática de Fisiología de la Universidad Complutense de Madrid , la edad biológica está determinada por nuestro sistema inmunitario. La edad biológica, sostiene la investigadora, depende en un 75 % de los hábitos de vida y un 25 % de la genética. De ahí la importancia de reforzar el sistema inmunitario con un estilo de vida sano: alimentación equilibrada, ejercicio moderado y libre de tabaco y sin exceso de alcohol. De esta manera se actúa sobre la edad biológica y se retrasa el envejecimiento.

Los expertos recomiendan, además, dormir bien y tener una actitud alegre y positiva en la vida, ya que el estrés, la ansiedad o la depresión son trastornos que bajan nuestras defensas.