< 1 Min Asegurar el futuro. Ese es el objetivo principal que tienen las personas que deciden ahorrar de forma progresiva con un Plan de Pensiones. Pero antes de tomar una decisión, es importante conocer con detalle cómo funcionan y alguna terminología básica para no perderse a la hora de firmar el contrato. 

Resumen del contenido

En un Plan de Pensiones intervienen tres figuras o sujetos: el promotor, el partícipe y el beneficiario. Cada uno tiene unas responsabilidades y unas obligaciones dentro de los diferentes campos que alberga un Plan de Pensiones.

Promotor

Puede ser promotor de un Plan de Pensiones cualquier entidad, corporación, sociedad, empresa, asociación, sindicato, colectivo de cualquier clase, que insten a su creación o participen en su desarrollo.

Partícipe

El partícipe es la persona física en cuyo interés se crea el Plan de Pensiones, siendo el que realiza las aportaciones al mismo, aunque en los Planes de Empleo pueda aportar también el promotor.

Beneficiario

Son las personas físicas que tienen el derecho a recibir las prestaciones, pudiendo ser el propio partícipe (en los casos de jubilación, invalidez o dependencia), o su cónyuge, hijos o herederos legales (en el caso de fallecimiento del partícipe).

Sabiendo cuáles son los diferentes elementos personales de los Planes de Pensiones podrás entender mejor cómo funcionan este tipo de productos y te ayudará a tomar una mejor decisión en cuanto a la elección del tipo y la designación de los beneficiarios. Teniendo esto en cuenta, no esperes más y contrata un Plan de Pensiones MAPFRE perfectamente adaptado a tus necesidades y objetivos a largo plazo.

MAPFRE