3 Min de lectura | Las EPSV son entidades de previsión social sin ánimo de lucro, voluntarias y reguladas y controladas por el Gobierno vasco. Representan una alternativa a los planes de pensiones, con personalidad jurídica propia y ventajas fiscales derivadas del tratamiento tributario de los contribuyentes residentes en el País Vasco.

Las Entidades de Previsión Social Voluntaria (EPSV) representan un vehículo de ahorro alternativo a los planes de pensiones que solo opera -de forma voluntaria- en el ámbito del País Vasco. Son entidades privadas sin ánimo de lucro, creadas con el objetivo de complementar la prestación contributiva de jubilación de la Seguridad Social. El control y la supervisión de las EPSV recae sobre el Gobierno vasco, y las cuentas de estas entidades son auditadas por profesionales independientes todos los años. A continuación, detallamos las claves de este mecanismo de ahorro y sus ventajas respecto a los planes de pensiones tradicionales.

Diferencias con los planes de pensiones

Las EPSV tienen diversas diferencias respecto a los planes de pensiones. Concretamente, la regulación, la personalidad jurídica, la información, el tratamiento de la fiscalidad y el rescate son distintos.

Regulación

Como hemos comentado previamente, una de las principales diferencias de las EPSV -también conocidas como los planes de pensiones del País Vasco- es la regulación y supervisión, pues recae en el Gobierno autonómico. En el caso de los planes de pensiones, como los que comercializa MAPFRE, el control corresponde a la Dirección General de Seguros del Ministerio de Economía y Hacienda.

Billetes de euro

https://bit.ly/3rhAabD

Personalidad jurídica

Las EPSV tienen personalidad jurídica propia. De esta forma, el inversor que decida contratar una de ellas será socio de la misma, con aportación teórica. Es decir, que no precisan de una entidad gestora. En el caso de los planes de pensiones, la participación es pasiva.

Información

Las EPSV no detallan tanto la información respecto a la rentabilidad que logran, ya que no hay una estadística mensual que se pueda consultar en cualquier momento. La Federación de las EPSV -la patronal de estos vehículos de ahorro- no proporciona tanta información como Inverco, su homólogo de fondos de inversión y planes de pensiones.

Tratamiento de la fiscalidad

El tratamiento fiscal que reciben los residentes en el País Vasco, frente al resto de contribuyentes de España, es el que marca la diferencia de las EPSV en términos tributarios. Explicamos a continuación las ventajas del régimen tributario de las EPSV:

  • Las aportaciones del socio serán deducibles en la base imponible general del IRPF hasta 000 euros anuales.
  • Si el cónyuge o pareja de hecho recibe rendimientos económicos inferiores a los 8.000 euros anuales, el socio podrá reducir la base imponible en otros 400 euros adicionales.
  • Para las personas con minusvalía, las aportaciones máximas reducibles serán de 250 euros anuales.

El Gobierno vasco también establece una diferencia entre el socio de número, que es la persona física que realiza las aportaciones, y el socio protector, que es el empleador -la empresa, por ejemplo- que aporta capital a favor del trabajador o empleado.

En el caso del socio protector, las aportaciones son deducibles en el Impuesto sobre Sociedades. Concretamente, hasta 8.000 euros anuales (contribuciones empresariales) y hasta 12.000 euros anuales (aportaciones al sistema). Lo que exceda estas cantidades podrá ser objeto de reducción durante los cinco años siguientes.

 

Borja Carrascosa Nogales

Consultor y MBA por IE Business School

Colaborador de MAPFRE