//Por qué el estrés se ha convertido en un cliché

Por qué el estrés se ha convertido en un cliché

Todos hemos escuchado alguna vez hablar de cómo una persona sufre de estrés, conocemos personas estresadas y sabemos que los ejecutivos sufren esto frecuentemente, y por eso muchas veces hablamos de estrés cuando lo que queremos decir es otra cosa. […]

Todos hemos escuchado alguna vez hablar de cómo una persona sufre de estrés, conocemos personas estresadas y sabemos que los ejecutivos sufren esto frecuentemente, y por eso muchas veces hablamos de estrés cuando lo que queremos decir es otra cosa. El estrés es una respuesta natural del cuerpo humano muy importante para la supervivencia, pero a menudo se llama estrés a la consecuencia de un modo de vida determinado, que es la pérdida de salud.

Poniendo los puntos sobre las íes, el estrés del que tanto se habla no es más que la consecuencia del desgaste físico y psicológico al que se enfrentan muchas personas en su vida diaria, todo ello combinado con falta de ejercicio, de ocio y de una alimentación sana y equilibrada. Porque el estrés real «es una reacción fisiológica del organismo en el que entran en juego diversos mecanismos de defensa para afrontar una situación que se percibe como amenazante o de demanda incrementada«, y debe ser puntual.

El mito de que los ejecutivos tienen más estrés

Se dice que los ejecutivos (y en los 90 se hablaba de los yuppies) tienen más estrés que los empleados porque deben tomar decisiones complicadas y de responsabilidad. Eso es tan falso como decir que los empleados sufren menos situaciones de estrés por su trabajo. Una persona que siente que no tiene el control de la situación, sino que lo tienen otros, sufrirá más episodios de estrés que una persona que controla, que tiene el poder.

El empleado tiene la agenda dirigida por sus superiores, tiene plazos y tiene exigencias, y lo mismo le pasa a los ejecutivos, pero con matices: la diferencia entre unos y otros es el control sobre la agenda, que es mucho mayor en los ejecutivos que en los subordinados. Es interesante leer esta definición de estrés laboral: «un conjunto de reacciones nocivas, emocionales y físicas, que se producen cuando las exigencias en el ámbito laboral superan los recursos, las capacidades y/o las necesidades del trabajador. Según un estudio llevado a cabo por la OMS, el 28% de los trabajadores europeos sufre estrés laboral, y el 20% padece el síndrome llamado burnout«.
El síndrome burnout es «quemarse«, literalmente, cuando llevamos un período largo sujetos a estrés laboral. La repetición de situaciones que escapan a nuestro control es motivo más que suficiente para entrar en una espiral descendente en la que nos sentimos cansados, en la que nuestro sistema inmunitario se resiente, y es entonces cuando surgen los problemas de salud.
Estres y la salud
En el caso de los ejecutivos, que tienen mayor control sobre sus actos y responsabilidades, es posible que aparezca estrés puntual, pero en general son menos sensibles a ese deterioro de la salud que sí experimentan los empleados, y cuanto más bajamos en la escala, más probable es que pueda darse. Incluso situaciones cotidianas, preocupación constante por la economía o llegar a fin de mes, pueden jugarnos malas pasadas.

El estrés se ha convertido en un cliché porque se iguala el efecto puntual de una situación de estrés como respuesta fisiológica y deseable para resolver una situación de conflicto, con las consecuencias de sufrir de forma sostenida estos períodos de alta intensidad. El problema de fondo no es el propio estrés, sino el marco en el que se da una situación sostenible y, muchas veces, evitable.

Vía | Scientific American
Foto | topgold

2020-02-03T18:08:14+02:0010 octubre, 2013|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.