3 minutos | El Gobierno ha aprobado un Real Decreto que modifica algunas de las normas que afectan a la Ley de planes de pensiones. Te contamos las novedades.

El pasado 4 de agosto, el Consejo de Ministros aprobó el Real Decreto 738/2020, que completa y avanza en la transposición de directivas europeas que afectan a los fondos de pensiones y a los seguros.

En concreto, se finaliza la transposición de las siguientes directivas de la UE:

  • Directiva 2016/2341, relativa a las actividades y supervisión de los fondos de pensiones de empleo.
  • Directiva 2017/828, en materia de fomento de la implicación a largo plazo de los accionistas.

Y se avanza en la transposición de la Directiva 2019/2177, que modifica la Directiva Solvencia II, sobre el acceso a la actividad de seguro y de reaseguro y su ejercicio.

Los ahorradores recibirán información anual sobre la cuantía que recibirán al jubilarse

En lo que respecta a transposición de la Directiva 2016/2341, relativa a las actividades y supervisión de los fondos de pensiones de empleo, la norma aprobada regula el derecho de información de los partícipes y beneficiarios de planes de pensiones y el sistema de gobierno de los fondos de pensiones de empleo.

Con esta norma, los partícipes de los planes de pensiones conseguirán:

  • Incrementar la protección de sus derechos.
  • Ampliar el conocimiento sobre los riesgos que asumen.
  • Aumentar la información sobre el coste de la gestión del fondo.
  • Conocer lo que pueden esperar recibir en el momento de la jubilación.

Para lograr estos objetivos, se incluye el documento denominado Declaración de la prestación de pensión, el cual tendrá una periodicidad al menos anual, que informará al ahorrador sobre la pensión que previsiblemente percibirá de su fondo de pensiones en el momento de la jubilación.

Como novedad fundamental, los partícipes y beneficiarios podrán disponer de forma gratuita del citado documento a través de medios electrónicos -para lo que deberán indicar una dirección electrónica-, o de papel, si así lo solicitan expresamente.

En cualquier caso, el documento incluirá información relativa a:

  • Hipótesis utilizadas para el cálculo de las previsiones de la pensión.
  • Importe previsible en escenarios favorables y desfavorables.
  • Opciones de cobro de la pensión.

Otras novedades

También se regula el sistema de gobierno de los fondos de pensiones de empleo, con el objetivo de garantizar que los riesgos se gestionan correctamente y proteger el ahorro de los partícipes.

Igualmente, desarrolla los requisitos de aptitud y honorabilidad que deben reunir las personas que dirijan o desempeñen una función importante en las entidades gestoras de los fondos, así como los prestadores externos de servicios que actúen en nombre de la entidad.

En materia de fomento de la implicación a largo plazo de los accionistas, se completa la transposición de la Directiva 2017/828, estableciendo las obligaciones de información para los fondos de pensiones sobre su estrategia de inversión a largo plazo en sociedades cuyas acciones estén admitidas a negociación en un mercado regulado.

Por último, se avanza en la transposición de la Directiva 2019/2177 en un aspecto concreto referido al ajuste por volatilidad en el cálculo de las provisiones técnicas de las aseguradoras.

Plazo de adaptación

El Real Decreto prevé un plazo de adaptación de 6 meses desde su entrada en vigor -el plazo finaliza el 10 de febrero de 2021-, para que las entidades gestoras de fondos de pensiones y, en su caso, los promotores y las comisiones de control de los planes de pensiones de empleo, establezcan los medios electrónicos para el acceso a dicha información de los partícipes, potenciales partícipes y beneficiarios.