3 Min de lectura | La Ley de Regulación de los Planes y Fondos de Pensiones ha experimentado diferentes actualizaciones desde que entró en vigor en el año 2002. Además, existe un reglamento que también regula este tipo de productos de ahorro. Aquí explicamos los principales aspectos.

El Real Decreto Legislativo 1/2002 de 29 de noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Regulación de los Planes y Fondos de Pensiones, fija todos los detalles del funcionamiento de los planes de pensiones. Este tipo de productos financieros juegan un papel muy importante en la sociedad y, por ello, están sujetos a una legislación específica.

El primer artículo de esta norma establece que estos planes de ahorro tienen carácter voluntario y que las prestaciones que originan no son sustitutivas en ningún caso de las que se perciben por parte de la Seguridad Social. Por lo tanto, se trata de un complemento a la jubilación y otras pensiones que las personas tienen derecho a constituir.

Limitaciones en el rescate de un plan de pensiones

El principal objetivo de este tipo de productos financieros es conformar un capital para que cualquier persona pueda mantener su bienestar durante el retiro laboral. Teniendo esto en cuenta, la ley de planes de pensiones regula las contingencias concretas por las que se pueden satisfacer las prestaciones fuera del caso de la jubilación:

  • Incapacidad laboral total y permanente para la profesión habitual.
  • Incapacidad absoluta y permanente para todo trabajo.
  • Gran invalidez.
  • Fallecimiento del partícipe o beneficiario.
  • Dependencia severa o gran dependencia del partícipe.
  • Desempleo de larga duración del titular.
  • Enfermedad grave del partícipe.

A estos casos excepcionales se suma el conocido supuesto de liquidez que entró en vigor en el año 2015. Según esta modificación de la Ley de Regulación de los Planes y Fondos de Pensiones, es posible rescatar las aportaciones que tengan una antigüedad mínima de 10 años a contar desde dicha fecha. Esto significa que los primeros rescates, según este precepto, se podrán realizar a partir del 1 de enero de 2025.

Aportaciones máximas a los planes de pensiones en 2021

Una de las principales novedades del año 2021 en esta normativa es la reducción de las aportaciones máximas que se pueden realizar a los planes de pensiones individuales. Según el artículo 5 de la ley de planes de pensiones, el límite pasa de 8.000 a 2.000 euros anuales.

El objetivo de esta nueva medida es potenciar los planes de pensiones de empleo y, en este sentido, la normativa establece lo siguiente:

“El total de las aportaciones y contribuciones empresariales anuales máximas a los planes de pensiones no podrá exceder de 2.000 euros. Este límite se incrementará en 8.000 euros, siempre que tal incremento provenga de contribuciones empresariales”.

Ventajas fiscales de los planes de pensiones

Una de las principales motivaciones para contratar un plan de pensiones es la posibilidad de desgravar las aportaciones realizadas durante el año en la declaración del IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas). Con el cambio introducido en la Ley de Regulación de los Planes y Fondos de Pensiones, el año 2021 será el último en el que los contribuyentes se puedan beneficiar de la menor de las siguientes cantidades como desgravación:

  • 8.000 euros.
  • O el 30 % de los rendimientos netos del trabajo y actividades económicas.

A partir del año 2022, la normativa aclara que:

“El límite fiscal de reducción de la base imponible del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas previsto en la Ley reguladora de dicho Impuesto podrá ser actualizado por las Leyes de Presupuestos Generales del Estado”.

MAPFRE