//Liquidez, rentabilidad y fiscalidad, tres variables a tener en cuenta en los productos de ahorro para la jubilación

Liquidez, rentabilidad y fiscalidad, tres variables a tener en cuenta en los productos de ahorro para la jubilación

2 minutos | A la hora de elegir un producto de ahorro para complementar la pensión no solo se debe tener en cuenta la rentabilidad sino también la fiscalidad y las necesidades de liquidez, es decir, si vamos a necesitar el dinero en […]

A la hora de elegir un producto de ahorro para complementar la pensión no solo se debe tener en cuenta la rentabilidad sino también la fiscalidad y las necesidades de liquidez, es decir, si vamos a necesitar el dinero en el futuro.

Los Planes de Pensiones son productos de ahorro a largo plazo, ya que el capital acumulado no puede cobrarse hasta la jubilación. Su rentabilidad no está asegurada: varía según dónde se invierta el dinero aportado al fondo (renta variable, fija y mixta), algo que elige el propio partícipe (titular del Plan de Pensiones) en función de su perfil inversor (arriesgado, moderado o conservador). Quienes piensen que van a necesitar ese dinero deberían sopesar la posibilidad de contratar un seguro de ahorro, como los Planes Individuales de Ahorro Sistemático (PIAS). Eso sí, ante una enfermedad grave, desempleo, invalidez, dependencia o fallecimiento puede cobrarse el dinero acumulado en el fondo de pensiones.

A cambio de tener ese dinero cautivo, los Planes de Pensiones desgravan con un rebaja directa en el IRPF al hacer la Declaración de la Renta. Actualmente, el límite de aportación es de 10.000 euros o el 30 % de sus ingresos (la menor de las dos cantidades) para los menores de 50 años y de 12.500 o el 50 % de los ingresos (la menor de las dos) para los de 50 o más edad.

Otro producto que también desgrava de idéntica manera que los Planes de Pensiones son los Planes de Previsión Asegurados (PPA), que son seguros de ahorro destinados a la jubilación y que aseguran una rentabilidad por ley. Y al igual que los Planes de Pensiones, el dinero no puede rescatarse hasta la jubilación (o por alguna de las contingencias citadas anteriormente).

Los PIAS no son productos específicos para la jubilación pero pueden utilizarse para complementar la pensión proporcionada por el Estado. Puede disponerse del dinero aportado (como máximo 8.000 euros al año, independientemente de la edad del titular de la póliza) siempre que hayan pasado dos años desde su contratación. Su rentabilidad también está asegurada y la fiscalidad se produce al vencimiento del seguro.

2020-04-28T11:06:49+02:0026 diciembre, 2012|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.