¿Mi plan de pensiones pierde dinero?

//¿Mi plan de pensiones pierde dinero?

¿Mi plan de pensiones pierde dinero?

Un plan de pensiones puede sufrir un decrecimiento en el capital, de acuerdo con su tipo de riesgo, la rentabilidad y las garantías con las que cuenta. Pero recuerda que es un instrumento pensado para el ahorro y la rentabilidad a largo plazo.

La estabilidad y evolución en el ahorro es lo que la mayor parte de las personas esperan de su plan de pensiones, pero es importante que a lo hora de haber contratado este producto te hayas asegurado de que esas condiciones se dan en tu plan elegido y sobre todo, que se ajusta a tus necesidades, exigencias y circunstancias.

¿Mi plan de pensiones pierde dinero?

Hay que diferenciar en un plan de pensiones distintos conceptos en cuanto a dinero invertido en el producto. Por lo general, existe un capital inicial con el que se abre el plan, aportaciones periódicas o puntuales que van incrementando la cuantía del capital y, por último, los rendimientos –rentabilidad- que logra el plan a lo largo de los años. Existe la posibilidad, aunque no en todos los casos, de que tu plan de pensiones tenga menos dinero que el que pusiste inicialmente por diferentes circunstancias respecto a sus fuentes de capital.

Un plan de pensiones puede perder dinero debido a la rentabilidad de los mismos. Un plan de pensiones consiste en un depósito en el que las personas dejan sus ahorros para poder recibirlos una vez que se jubilen sumados a la rentabilidad que han obtenido por ellos en los últimos años.

El factor que determinará si pierdes dinero será la rentabilidad, ya que esta puede ser positiva o negativa, en el caso de que sea negativa, estarías perdiendo un porcentaje de los ahorros que depositaste en un primer momento.

Esto se debe a que las entidades financieras son las encargadas de invertir tus ahorros de tu plan de pensiones para poder generar beneficios y una rentabilidad que te revierta cuando lo recuperes tras tu jubilación. Como en todos los fondos de inversión, existen posibilidades de que estas inversiones no salgan bien, algo que puede llevar a que se reduzca la rentabilidad.

Existe la posibilidad de contratar planes de pensiones garantizados que ofrecen a sus clientes unas rentabilidades mínimas que aseguran la cantidad de dinero que ha sido invertido de manera inicial.

Además, existen los planes de pensiones garantizados que ofrecen una rentabilidad mínimas, pero te aseguran que recibirás la cantidad total del dinero invertido. Estos son los planes por lo que deben apostar los ahorrados que empiezan un plan de pensiones en una edad cercana a la jubilación, ya que deben asegurar sus ahorros.

¿Con qué partes cuenta un plan de pensiones?

Para poder comprender cómo actúa un plan de pensiones y por qué puede llegar a perder rentabilidad es necesario conocer las partes de las que está compuesto.

Capital inicial

Tu plan de pensiones puede ser un producto que garantice la cantidad inicial, de manera, que nunca tendrás menos dinero que el que ingresaste al contratar, pero esta garantía suele estar sujeta a condiciones. Ten en cuenta que, a corto plazo, un plan que invierta en activos de riesgo puede hacer que tu capital invertido descienda, lo normal es que se trate de una situación puntual y pasajera, no pierdas de vista que se trata de un instrumento de ahorro a largo plazo.

Si tienes claro que no quieres asumir riesgos o no cuentas con tiempo para ello -tu jubilación está próxima, tienes que elegir uno plan menos arriesgado que invierta en activos seguros como la deuda o la liquidez, la rentabilidad también será menor, pero evitas el descenso –aunque sea temporal- en la cuantía aportada.

Aportaciones periódicas o puntuales

Hay una gran cantidad de modalidades distintas en cada plan en lo que respecta a las cantidades de dinero que se van a portando al plan, por lo que es indispensable conocer los detalles de los productos antes de contratarlos para saber cómo puedes hacer estas aportaciones, qué requisitos existen, cuáles son sus limitaciones y cuál es su garantía. Aportaciones periódicas Vs. Aportaciones puntuales, he ahí el dilema.

La flexibilidad es la tendencia actual y la característica más demandada por los nuevos usuarios en productos como los planes de pensiones, pensados para el ahorro a largo plazo. Contratar un plan que sea capaz de cambiar contigo es indispensable para que mantenerlo con independencia de situaciones económicas o laborales que son muy diversas a los largo de los años. Las aportaciones o cuotas fijas exigidas pueden ser un problema y ser el motivo por lo que tu plan desciende en cuantía al tener que asumir posibles penalizaciones, un plan flexible te evita esta circunstancia.

Rentabilidad

Al contratar un plan de pensiones, te informaran sobre su rentabilidad, pero no es un valor que pueda garantizarse, la ley lo prohíbe expresamente. Cada modalidad de plan de pensiones invierte en valores –activos, deuda pública, renta fija o variable- con diferentes comportamientos respecto a la rentabilidad, lo que permite al titular prever el tipo de rentabilidad de su fondo dentro de un margen de error.

Como norma general, los expertos recuerdan que las rentabilidades más altas en un plan de pensiones están ligadas a riesgos superiores y se recomiendan para inversores jóvenes y con capacidad económica para asumir riesgos. Mientras, las rentabilidades medias son más seguras y perfectas para el medio o corto plazo, ideales para inversores conservadores y/o en la recta final hacia su jubilación.

El dinero que tiene tu fondo de pensiones se nutre de estas tres fuentes de capital: aportación inicial, aportaciones a lo largo de la vida del plan y rentabilidad. Cada una de ellas, puede fluctuar por diferentes circunstancias y puede darse el caso de que veas tu plan decrecer. Lo esencial es que el momento de su disfrute que si no hay imprevistos, será en tu jubilación, la cuantía del fondo sea lo más abultada posible.

Recuperar el dinero del plan de pensiones

Varias monedas apiladas en distintas alturas

Si cuando vayas a jubilarte tu plan de pensiones, por la causa que sea, no atraviesa por su mejor momento, ten en cuenta que no es obligatorio cancelarlo y capitalizarlo de una sola vez. Existen otras alternativas que pueden interesarte en función de tu situación y necesidad.

  • Renta periódica: el total del dinero que tenga tu fondo de pensiones lo disfrutas en forma de renta periódica y eso tiene algunas ventajas.
  • Renta vitalicia: puedes convertir tu dinero en un complemento de tu pensión por jubilación, extendiendo su disfrute a una periodicidad determinada y a lo largo de tu vida.
  • Rescate mixto: es posible recuperar parte del total del capital, un porcentaje determinado y dejar el resto para ir disfrutándolo en forma de renta, cada mes, por ejemplo.
  • Rescate parcial: si te interesa puedes recatar una parte del total del capital del fondo y guardar la otra parte, posteriormente elegirás que quieres hacer con la parte reservada.
  • Aplazamiento total: si tienes la posibilidad de no tocar el dinero de tu fondo de pensiones en el momento de tu jubilación y además, seguir haciendo aportaciones, prolongarás tu ahorro y su rentabilidad. En este caso, es imprescindible que el fondo se mantenga al 100 por 100, sin ningún tipo de rescate, para poder seguir aportando más allá de la edad de jubilación legal.

Cada persona cuenta con total libertad para contratar su plan de pensiones perfecto y el momento de su disfrute también debe ser una decisión personal y estudiada, ten en cuenta que cada una de las formas de rescate o la continuidad en el plan conllevan una aplicación fiscal particular y en continuo cambio, por lo que es necesario que consultes este punto en el momento concreto en el que vayas a hacer uso de tu plan de pensiones. Si optas por una alternativa privada y a tu medida, un Plan de Pensiones MAPFRE puede ajustarse perfectamente a tus necesidades.

2019-05-31T12:51:45+02:0017 mayo, 2019|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.