3 Min de lectura | Con el objetivo de extender el ahorro para la jubilación a una gran parte de los trabajadores, desde el Gobierno se está valorando la opción de que estos queden adscritos a un plan de pensiones automáticamente. A continuación, explicamos en qué consiste este sistema.

Dado que el futuro de las pensiones públicas es incierto, desde el Gobierno estudian diferentes maneras de potenciar el ahorro complementario para la jubilación. Uno de los objetivos es extender los planes de pensiones de empleo dentro de las empresas a todos los trabajadores a través de la contratación automática.

La idea que está sobre la mesa consiste en facilitar de forma gradual a cada empleado su adscripción automática a este tipo de productos de ahorro. La vinculación se producirá desde el momento en que se empieza a trabajar en una empresa o en la Administración pública y supondrá una forma muy sencilla de ahorrar con múltiples ventajas.

¿Qué medidas se tomarán para adscribir a un plan de pensiones automáticamente?

Este sistema complementario de ahorro para la jubilación ya funciona con éxito en otros países, como el Reino Unido. De este modo, desde el Ministerio de Seguridad Social se espera que la mitad de la población activa quede cubierta cuando llegue el momento de retirarse del mundo laboral.

Algunas de las medidas que se pueden adoptar desde el Gobierno para conseguir que los trabajadores queden adscritos a un plan de pensiones automáticamente son las siguientes:

  • Es posible que este sistema se establezca en todas las empresas de forma obligatoria.
  • Se valora la opción de crear un fondo de pensiones colectivo de promoción pública y gestión privada, cuya contratación se realizará de forma automática al empezar a trabajar en una compañía. Posteriormente, el empleado se podría desvincular del plan si así lo desea.
  • Otra medida que está en el aire es la realización de aportaciones directas a los planes privados de los trabajadores por parte del Gobierno. De esta forma se incrementarían las cantidades que tanto los empleados como las empresas destinan al ahorro.
  • También se baraja la posibilidad de modificar el límite máximo de desgravación en el IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas) en el caso de los planes de empleo para aumentarlo de 8.000 a 10.000 euros.

Los planes de pensiones de suscripción automática en Reino Unido

En España, el sistema de los planes de pensiones de suscripción automática todavía no está definido totalmente. Algunas de las cuestiones que faltan por fijar son, por ejemplo, cómo se financiará el fondo colectivo, qué grado de obligatoriedad tendrá el desarrollo de estos productos de ahorro, cuándo se pondrán en marcha, etc.

Mientras tanto, un modelo similar funciona desde hace años en Reino Unido, el cual se rige por los siguientes puntos:

  • En este país, todas las empresas están obligadas a inscribir a sus trabajadores en un plan de pensiones de empleo de forma automática. Así, un porcentaje del salario va destinado al ahorro para la jubilación, aunque es posible separarse de este acuerdo si lo solicita el propio interesado.
  • Existe una agencia pública que ofrece los mismos servicios que las aseguradoras o los gestores especializados para que las pequeñas empresas puedan contar con ayuda profesional a la hora de gestionar los planes de sus empleados.
  • El patrimonio que se genera gracias a la adscripción automática a los planes de pensiones está gestionado por diferentes bancos privados, en concreto uno diferente para cada tipo de activo.
  • La aportación mínima obligatoria a estos planes es del 8 % del salario. De este total, el empleado aporta un 4 %, la empresa un 3 % y el Estado, el 1 % restante.
  • Tanto el empresario como los empleados pueden beneficiarse de una serie de ventajas fiscales por el hecho de tener contratado este tipo de productos financieros.

MAPFRE