2 Min de lectura | Te contamos los principales principios por los que se rigen los Planes de Pensiones.

Los Planes de Pensiones son un vehículo de ahorro-inversión destinado a cubrir determinadas contingencias. Y es que, si bien hasta la última reforma la única manera de rescatar la cantidad acumulada era alcanzar la edad de retiro, actualmente existen otros supuestos, como paros de larga duración o riesgo de desahucio de la vivienda en la que se reside, entre otros.

En cualquier caso, estos planes están destinados a percibir rentas o capitales por jubilación, supervivencia, viudedad, orfandad o invalidez, y las personas a cuyo favor se constituyen cuentan con determinados derechos y también obligaciones. Se forman con las aportaciones que hacen quienes los suscriben y que pueden ser periódicas o regulares, sin que exista ningún compromiso al respecto.

Pero además de estos principios generales, existen otros que los definen. La Ley explicita aquellos cinco a los que cualquier Plan de Pensiones está sujeto. Son los siguientes:

Cinco principios que deben cumplir los Planes de Pensiones

  • No discriminación: Cualquier persona física que reúna los requisitos necesarios para la contratación del plan, tiene garantizado el acceso como partícipe al mismo. No se puede negar la adhesión al mismo de nadie con capacidad legar para contratarlo, con la salvedad de los planes de pensiones de empleo, en los que se puede exigir algunas condiciones de antigüedad.
  • Capitalización: Los planes de pensiones se basan en sistemas financieros y actuariales de capitalización individual y serán estos a los que en su momento se ajusten las prestaciones.
  • Irrevocabilidad de las Aportaciones: Las aportaciones a los planes de pensiones son irrevocables, es decir, son irrevocables con independencia de su desembolso efectivo.
  • Atribución de Derechos: Las aportaciones de los partícipes a los planes determinan unos derechos consolidados, constituidos por esas aportaciones y la capitalización de las mismas.
  • Integración Obligatoria: Todas las aportaciones realizadas se integran obligatoriamente en un fondo de pensiones.

En la actualidad, la sostenibilidad del sistema público de pensiones hace que cada vez sea más necesario compaginar las prestaciones públicas con productos de ahorro privado con los Planes de Pensiones MAPFRE; la mejor manera para asegurarnos un buen nivel de vida llegado el momento de jubilarnos.