Si te preocupa el día de tu jubilación y quieres empezar a ahorrar de cara a esta nueva etapa de tu vida, existen muchas y muy variadas formas para hacerlo: desde Seguros de Vida Ahorro hasta Planes de Pensiones, Planes de Previsión Asegurados o Planes Individuales de Ahorro Sistemático. Pero ¿cuál se adapta mejor a tu perfil de ahorrador? Te desvelaremos las claves de dos productos financieros que, aunque suelen confundirse, no son lo mismo. ¿Seguro de ahorro o plan de pensiones?

A pesar de las particularidades y diferencias entre un Seguro de Vida Ahorro y un Plan de Pensiones, lo cierto es que ambos productos sí tienen algo en común: los dos hacen referencia a un complemento extra a la pensión. Entonces ¿Seguro de Ahorro o Plan de Pensiones? La elección de uno u otro depende en gran medida de tres factores: la renta que quieres obtener de cara al día de tu jubilación, el dinero disponible para ahorrar, o la inversión, y el riesgo que estás dispuesto a asumir.

Las diferencias entre un producto y otro podríamos decir, en líneas generales, que el Seguro de Vida Ahorro es un contrato con la compañía que ofrece una rentabilidad garantizada a cambio de la prima pagada. Son seguros a largo plazo que no gozan de deducción fiscal alguna, con la excepción de los PPA y las PIAS.

Por su parte, los Planes de Pensiones son productos financieros que nos permiten aportar cantidades periódicas de dinero para recuperarlo cuando nos jubilemos. Estos planes tienen ventajas fiscales en las aportaciones que permiten reducir la base imponible del IRPF.

Planes de pensiones

Existen diferentes tipos de planes entre los que destacamos de renta fija, de renta variable o mixta. De esta manera, una modalidad de plan de pensiones para cada persona, en función del riesgo que quiera asumir. El plan de pensiones es un contrato colectivo en el que el contratante se adhiere a un fondo. Este fondo recibe aportaciones de diversos clientes y es gestionado por un banco o una gestora especializada.

Seguros de Vida Ahorro

El concepto más importante a tener en cuenta son las provisiones técnicas matemáticas. El seguro de Vida genera unas provisiones que en la jerga del sector se denominan «de balance» porque, póliza a póliza, se integran y contabilizan individualmente en el balance del asegurador de modo totalmente independiente, segregado, de su propio activo. Para que el dinero de los asegurados no se pueda mezclar en ningún caso con los de la aseguradora.

Por su parte, los seguros de vida de rentas (temporales o vitalicias) transforman el ahorro del asegurado en una renta y aplican el beneficio fiscal en el momento del cobro de la prestación cuando llega el momento de la jubilación. Los seguros de renta tienen su cliente tipo en personas mayores de 50 años que dispongan de un patrimonio acumulado y quieran cobrar una renta.

Ahora que ya conoces los puntos clave para decidirte por un Seguro de Ahorro o Plan de Pensiones, tu mejor opción es contar con un Plan de Pensiones MAPFRE que te permita proteger tu jubilación ahorrando de una forma flexible y adaptada a tus necesidades.

Revisado por MAPFRE