2 Min de lectura | Los planes de pensiones que permiten la reducción del 40% en la base imponible son aquellos que se rescatan en forma de capital y que cuentan con participaciones anteriores al 31 de diciembre de 2006. Además, si queremos disfrutar del mismo beneficio fiscal en todos, el rescate se debe producir el mismo año.

Los partícipes que deseen rescatar dos o más planes de pensiones a la vez y quieran disfrutar de beneficios fiscales -concretamente, de la deducción por el rescate– deberán cumplir una serie de requisitos. A continuación, detallamos los procedimientos y su fiscalidad.

Modalidades y requisitos

Actualmente, para rescatar un plan de pensiones podemos elegir cuatro modalidades:

  • En forma de capital: un único pago mediante el que percibiremos toda la dotación del fondo.
  • En forma de rentas: el capital a percibir se divide en rentas mensuales, que pueden ser definidas en el tiempo o vitalicias.
  • Mixto: combinación de las dos anteriores (capital y renta).
  • Flexible: no hay periodicidad ni cuantía definidas.

En forma de capital

Aquellos planes de pensiones que cuenten con participaciones previas al 31 de diciembre de 2006 pueden beneficiarse de una reducción fiscal del 40 por ciento. Para poder disfrutarla, además, deberán rescatarse todos en forma de capital en el mismo ejercicio fiscal.

De esta forma, el partícipe solo tributará por el 60 por ciento del capital invertido en estos productos -cuantía previa a 2007- si los rescata en el ejercicio en el que se produce alguna de las contingencias previstas en el contrato (puede ser la jubilación o el desempleo de larga duración, por ejemplo).

Esta deducción del 40 por ciento no es posible aplicarla si rescatamos el capital en forma de renta o en la modalidad flexible. Además, la cuantía a la que no se le aplica la reducción deberá rescatarse en años siguientes, ya sea en forma de renta o en modalidad flexible.

Hombre de avanzada edad sentado en un banco

https://bit.ly/3ox4YUt

En forma de renta

Si rescatamos el capital del plan de pensiones en forma de renta periódica no podremos acceder, como hemos comentado, a las deducciones por las cantidades invertidas antes de 2007.

No obstante, resulta recomendable rescatar esta cuantía en forma de capital para beneficiarse de la reducción del 40 por ciento, y el resto, en forma de renta.

La razón principal es que el IRPF es un impuesto progresivo, y la distribución del rescate en el tiempo reduce la cuantía, y, por tanto, el tipo impositivo que aplica Hacienda por percibir este capital. Los planes de pensiones, como los que comercializa MAPFRE, tributan como una renta del trabajo más, por lo que están sujetos a retención en la declaración anual.

Por lo tanto, para planes de pensiones que se empezaron a nutrir antes de 2007, la opción fiscalmente más atractiva es la de realizar un rescate mixto. La primera fracción del mismo, en forma de capital, y el restante, en forma de renta vitalicia.

 

Borja Carrascosa Nogales

Consultor y MBA por IE Business School

Colaborador MAPFRE