//A fondo: ¿un Plan de Pensiones o un Plan de Previsión Asegurado?

A fondo: ¿un Plan de Pensiones o un Plan de Previsión Asegurado?

5 minutos | Cuando pensamos en el futuro y la jubilación, inmediatamente nos vienen a la mente los planes de pensiones. Éste es el producto más popular y preferido entre los españoles para canalizar su ahorro a largo plazo. Hoy explicamos a fondo […]

Cuando pensamos en el futuro y la jubilación, inmediatamente nos vienen a la mente los planes de pensiones. Éste es el producto más popular y preferido entre los españoles para canalizar su ahorro a largo plazo. Hoy explicamos a fondo las diferencias entre un Plan de Pensiones y un Plan de Previsión Asegurado.

Teniendo en cuenta los últimos cambios introducidos en nuestro sistema de pensiones y la incertidumbre que rodea al futuro del mismo, cada vez más personas son conscientes de la necesidad de complementar su pensión de jubilación con otro capital procedente de su ahorro que ayude a mantener una buena situación económica al dejar de trabajar.

Los Planes de Pensiones son productos de previsión social complementaria creados por la Administración y orientados específicamente a constituir un capital que se recibirá en el momento de la jubilación.

Aunque el ahorro privado va calando cada vez más entre la población, es cierto que en España aún no existe una cultura sobre ello tan desarrollada como en otros países de nuestro entorno, como es el caso de Reino Unido o Alemania, con sistemas de pensiones mixtos en los que una parte de la prestación es privada y otra pública.

En este contexto, tanto el conocido Pacto de Toledo como numerosos economistas expertos en la materia, hace tiempo que llevan advirtiendo de la necesidad de fomentar en nuestro país los instrumentos privados de ahorro finalista como medida necesaria para el sostenimiento financiero del sistema público de pensiones y como elemento idóneo para que los ciudadanos puedan disfrutar de la mejor situación económica al dejar de trabajar, cuando vea disminuidos de forma considerable sus ingresos.

Ahorro fiscal

Los Planes de Pensiones, además de ayudarte a ahorrar a largo plazo con total flexibilidad, también cuentan con un ventajoso tratamiento fiscal. En concreto son 100% recomendables para reducir la tributación en el IRPF cada año, sobre todo cuando la base imponible del partícipe es elevada. Esto es posible ya que las aportaciones que se efectúan disminuyen directamente dicha base (es decir, desgravan), según las condiciones y límites establecidos por ley (hasta 8.000 euros o el 30% de los rendimientos netos del trabajo y actividades económicas).

Este magnífico tratamiento respecto a su tributación, que es idéntico al que ofrecen los Planes de Previsión Asegurados, permite aumentar considerablemente la rentabilidad final del producto, mejorando su atractivo como sistema de ahorro a largo plazo. Y lo más interesante es que este importante ahorro fiscal se puede llevar cada año, según las necesidades de cada partícipe y la cuantía que desee aportar a su plan.

Otra característica destacada de los Planes de Pensiones es que permiten ahorrar de forma flexible, ajustándose a las posibilidades económicas de cada persona. Así, cada año se puede aportar la cantidad que se desee (incluso nada), siempre que no se superen los límites máximos establecidos por ley. Esto supone realmente un ahorro a medida, en el que cada uno puede planificar las aportaciones a lo largo del tiempo según su situación, ya que no es obligatoria una cuantía determinada, tal como sí ocurre en otros productos.

plan pensiones

Y aunque los Planes de Pensiones suelen criticarse por su falta de liquidez, lo cierto es que puede disponerse del ahorro acumulado no sólo en el momento de la jubilación, sino también en otras circunstancias como el fallecimiento, la invalidez permanente total (o en grado superior) o dependencia grave. Además, ante situaciones imprevistas de verdadera necesidad, como son una enfermedad grave o perder el empleo, la ley permite al partícipe recibir todo o parte de su capital en cualquier momento.

Planes de Pensiones Individuales, de Empleo o Asociados

Hay que saber que existen tres tipos de Planes de Pensiones en función de quienes los constituyen: Individuales, de Empleo o Asociados. Los primeros son los que contrata una persona con una entidad del mercado por iniciativa propia. Los de Empleo son los promovidos por una empresa en exclusiva para sus trabajadores (con aportaciones de ambos) y los Asociados son los promovidos por asociaciones, instituciones, sindicatos, colectivos en exclusiva para sus miembros, etc.

Los Planes de Pensiones también se clasifican en función de los activos en que está invertida su cartera, ya que hay miles de planes en el mercado. Según Inverco, las tipologías establecidas para los planes del sistema individual son las siguientes: Renta Fija a Corto Plazo, Renta Fija a Largo Plazo, Renta Fija Mixta, Renta Variable Mixta, Renta Variable y Garantizados.

El partícipe elige entre ellas el producto que más le convenga en función de su perfil de ahorrador: conservador, moderado o arriesgado. Junto al riesgo que se está dispuesto a asumir, el otro gran aspecto que debe tenerse en cuenta a la hora de elegir un Plan de Pensiones o un Plan de Previsión Asegurado concreto es la edad. Cuanto más joven, en principio, más se puede arriesgar, ya que hay mucho tiempo para recuperar posibles pérdidas.

Pero en cualquier caso, lo más recomendable es dejarse aconsejar por profesionales expertos, ya que la jubilación privada es una cuestión cada vez más necesaria. Hay que saber conjugar la rentabilidad con la seguridad, ya que este tipo de ahorro es muy importante.

La jubilación está cerca: ¿qué producto me interesa más?

Los Planes de Previsión Asegurados son el otro producto enfocado específicamente a complementar la pensión de jubilación de la Seguridad Social. Como decíamos antes, su ventaja fiscal es idéntica a la de los Planes de Pensiones. También son iguales las contingencias en las que se recibe el capital.

Sin embargo tienen una gran diferencia: su forma jurídica es la de un seguro de vida-ahorro, razón por la cual la ley les obliga a garantizar una rentabilidad mínima al vencimiento (lo que se denomina Interés Técnico), que establece cada entidad, aunque es muy parecida en este tipo de productos. Por lo tanto, los Planes de Previsión Asegurados son productos aconsejables para personas con una edad más cercana a la jubilación y que no quieran asumir ningún riesgo.

Conociendo las principales características de un Plan de Pensiones y de un Plan de Previsión Asegurado, ¿cuál crees que encajaría mejor con tus necesidades? Si tienes dudas, infórmate de los diferentes Planes de Pensiones MAPFRE y elige aquel que mejor encaje con tus objetivos a largo plazo y tus circunstancias actuales.

2019-06-17T10:52:24+02:0014 septiembre, 2016|

Comentario (1)

  1. anónimo noviembre 21, 2011 en 9:34 am

    Excelente artículo. Muy clarificador y con mucha información de interés para conocer mejor las diferentes fórmulas de ahorro privado destinadas a complementar la jubilación.

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.