3 Min de lectura | En los círculos más cercanos al ahorro y las inversiones en bolsa, la tasa Tobin es la gran protagonista actualmente. Se trata de un nuevo impuesto que ha entrado en vigor para gravar las transacciones financieras entre divisas. Te contamos más sobre este tributo.

Aunque la tasa Tobin fue aprobada por el Gobierno en febrero de 2020, no ha entrado en vigor en España hasta el mes de enero de 2021. Esta nueva figura tributaria también se conoce como Impuesto sobre Transacciones Financieras, ya que grava de manera indirecta las operaciones de este tipo que se realizan entre divisas por parte de las empresas y de algunos ahorradores e inversores.

¿En qué consiste la tasa Tobin?

Este nuevo impuesto tiene como objetivo aplicar un tipo de gravamen del 0,2% sobre la venta o compra de acciones. En concreto, se gravan las adquisiciones que realizan las empresas españolas que tienen una capitalización superior a 1.000 millones de euros. Esta liquidación se debe realizar cada mes y, además, es necesario presentar una declaración anual.

El nombre de la tasa Tobin proviene del economista James Tobin, quien propuso la creación de un tributo sobre las transacciones con divisas en los años 70. Actualmente, la finalidad de este tributo es establecer otra fuente de ingresos para el Estado que permita impulsar la economía nacional, como ya ocurre en otros países europeos.

¿A quién afecta la tasa Tobin?

La tasa Tobin ha sido diseñada para regular el flujo excesivo de dinero que tiene lugar en los mercados de divisas como consecuencia de las operaciones que se realizan a corto plazo. Por lo tanto, este tributo únicamente afectará a una lista específica de empresas. En concreto, como hemos comentado antes, las compañías cuyo valor bursátil supere los 1.000 millones de euros.

Teniendo en cuenta este requisito, dicho gravamen aplicará sobre todo a las sociedades que forman parte del IBEX 35. Además, es obligatorio abonar este tipo impositivo independientemente de donde se efectúe la operación o cual sea la nacionalidad de las personas o entidades que intervengan en la misma.

Aunque a priori, esta tasa no afecta a los consumidores, así como tampoco a los pequeños inversores, es probable que el nuevo tributo se traduzca en comisiones o intereses más altos para ellos. Asimismo, la tasa Tobin no se aplica en el caso de las adquisiciones de acciones de sociedades que accedan por primera vez al mercado regulado entre el 16 de enero y el 31 de diciembre de 2021.

Ventajas e inconvenientes de la tasa Tobin

Uno de los principales beneficios de la aplicación de la tasa Tobin en España es el incremento de los ingresos en las arcas públicas para alcanzar una mayor estabilidad presupuestaria. Además, al igual que en el resto de países, se traduce en una disminución de las deudas.

Dado que este tributo afecta a los flujos de capital en el corto plazo, se consigue frenar el excesivo lucro que obtienen algunas empresas aprovechando las fluctuaciones de los mercados, es decir, la especulación. Este hecho puede verse como una ventaja o un inconveniente según la posición que se ocupe.

Entre las desventajas se encuentra la repercusión que este impuesto puede tener en los consumidores y los pequeños ahorradores. Esto puede ocurrir si las entidades intermediarias deciden compartir el gravamen entre todas las figuras implicadas en la transacción, lo que originaría una pérdida de rentabilidad en determinados productos financieros y de ahorro.

Con la tasa Tobin, a la hora de contratar un Plan de Pensiones MAPFRE o algún fondo de inversión, es fundamental informarse para estar seguro de que el nuevo tributo no afectará a los ahorros. También es importante para no incurrir en ninguna infracción, según el caso.