Archivo de la etiqueta: reforma pensiones

Mujer jogging

La evolución de la esperanza de vida, un factor clave en la reforma de las pensiones

La evolución de la esperanza de vidaEl aumento de la esperanza de vida contribuye a acelerar la longevidad de la población. En España entre los años 1994 y 2014, la esperanza de vida al nacimiento de los hombres ha pasado de 74,4 a 80,1 años, y la de las mujeres de 81,6 a 85,6 años. Según las tablas de mortalidad publicadas por el INE. Nuestro país se ha convertido así en uno de los países más longevos del mundo. Se prevé que para 2050 sea incluso el país más viejo del mundo. Sin embargo, esto trae implicaciones enormes en todas las áreas.

 

La evolución de la esperanza de vida supone un nuevo reto para la planificación de la jubilación, los costes de salud, los nuevos modelos de trabajo y estrategias innovadoras en el área de educación. En consecuencia a la evolución constante de la esperanza de vida, Bruselas recomendó hace unos años a los países miembros de la Unión Europea retrasar la jubilación hasta los 70 años. “Tenemos que elegir entre unos pensionistas más pobres, unas cotizaciones más altas o más gente trabajando más y durante más tiempo”, ha advertido el comisario europeo de Empleo y Asuntos Sociales, Laszlo Andor.

 

 

 

 

Otro factor determinante que contribuye a una población envejecida, junto con el aumento de la esperanza de vida, es la baja tasa de natalidad. En 2015 nacieron 8.486 niños menos que en 2014, con lo que el número de nacimientos bajó un 1.98%. La tasa de natalidad en España fue en 2015 del 8,99% y el índice de Fecundidad de 1,33%. El hecho de que España tenga un índice de fecundidad inferior a 2,1 por mujer supone que no se garantiza una pirámide de población estable.

 

El envejecimiento de la población española en los próximos 20 años conllevará un descenso del número de nacimientos debido a la reducción de mujeres en edad fértil (como consecuencia de la crisis de natalidad de la década de los 80). A la vez, se espera un aumento del número de defunciones. El resultado: la balanza entre nacimientos y defunciones estará descompensada.

 

Ante esta situación, y para frenar la incertidumbre venidera en el plano de las pensiones, conviene contratar cuanto antes un Plan de Pensiones MAPFRE para proteger el momento de nuestra jubilación.

El Gobierno corrige la fórmula para cubrir las lagunas de cotización

corregir lagunas cotizacionesSe conocen como lagunas los periodos en los que, por diversos motivos, no hubo obligación de cotizar. A este respecto, hace algunos años, y con la reforma de la ley de pensiones en el año 2013, el Gobierno procedió a realizar una regulación de la integración de lagunas de cotización, que se establecía en la Ley 27/2011 de reformas de pensiones y que afectaba, sobre todo, a la hora de calcular la base reguladora de la pensión de jubilación en su modalidad contributiva.

 

Con el fin de favorecer a quien no había cotizado durante un tiempo, estas lagunas se habían ido cubriendo con la base mínima de cotización vigente en el periodo correspondiente. Sin embargo, con la entrada en vigor de la reforma de las pensiones se modificó este criterio, de tal manera que un trabajador con lagunas puede traerse para complementarlas lo cotizado 19 años antes, con el añadido de que dichas aportaciones están actualizadas con el IPC.

 

Computo de la base reguladora de las pensiones

 

La base reguladora es un factor imprescindible para determinar la cuantía de la pensión a percibir y se compone de la suma de las bases de cotización de los últimos años, actualizadas según el IPC, salvo las de los dos últimos años, que se toman por su valor nominal.

 

 

Y es que el año 2013, la base reguladora se calculaba con las bases de cotización de los últimos 15 años -aún vigente para aquellas personas a las que les sea aplicable la legislación anterior al 2013-. En la actualidad, y con carácter general, las bases de cotización que se toman para el cálculo son las de los últimos 19 años. Este cómputo irá tomando un año adicional por cada año pase hasta el 2022, cuando quedará establecido el cálcul9o de la base reguladora con las bases de los últimos 25 años.

 

Periodos sin cotizar

 

Los periodos no cotizados que quedan comprendidos en el intervalo de meses a partir de los cuales se determina la base reguladora -lagunas- quedan establecidos de la siguiente manera:

  • Para trabajadores que causen jubilación a través del Régimen General, y de manera genérica, las primeras 48 mensualidades se integrarán con la base mínima de entre todas las existentes en cada momento, y el resto de mensualidades con el 50% de dicha base mínima.
  • Para trabajadores que causen jubilación a través del Régimen General y que les sea aplicable lalegislación anterior a 1-1-2013, en aplicación de la Disposición final duodécima de la Ley 27/2011, de 1 de agosto, las lagunas de cotización se integrarán a los exclusivos efectos de dicho cálculo, con la base mínima de cotización, vigente en cada momento, en el Régimen General para los trabajadores mayores de 18 años.
  • En el caso de trabajadores que causen jubilación a través del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), no existirá fórmula de integración de lagunas de cotización, computando como cero la base de los meses en los que no haya habido obligación de cotizar.

 

En todos los casos, la mejor opción para contar con garantías absolutas es prever el momento de la jubilación con productos de ahorro privado como los Planes de Pensiones MAPFRE, que se adaptan a cada perfil de ahorrador, para que disfrutes de esta nueva etapa de la vida sin grandes esfuerzos.

edad-ahorro-jubilacion

42 años de edad, comienza la cuenta atrás para la jubilación

edad-ahorro-jubilacion

 

Aunque con la última reforma de las pensiones vemos más lejano el momento de jubilarnos, es aconsejable comenzar a pensar en ello cuanto antes para disponer de un mayor ahorro y mantener un cierto nivel de vida cuando llegue el momento de la jubilación. 42 años de edad, comienza la cuenta atrás para la jubilación.

 

Con las últimas reformas llevadas a cabo en el sistema de pensiones, la realidad constata aún más este hecho. A partir de 2027 se estima que, de forma progresiva, la edad de jubilación se alcance a los 67 años. Con estas nuevas condiciones, la edad a la que empieza la cuenta atrás para la jubilación es a los 42 años. Será en este momento cuando empiecen a tomarse en cuenta los años para calcular la base reguladora, es decir la base de cotización. Antes esto se planteaba a los 50 años de edad.

 

Estos cambios, junto con la ampliación a los 37 años para poder cobrar el 100 % de la pensión de jubilación merman también la cuantía a percibir: con la reforma de las pensiones se calcula que se percibirá un 30% menos, alrededor de un 70% del sueldo, según afirman los expertos. Si eres un trabajador autónomo, la pensión puede ser mucho menor que para un asalariado, aunque esto estará en función de la base de cotización que aplique en cada caso.

 

 

 

 

Calcular la cuantía de la pensión ordinaria

De esta manera, se convierte en una necesidad el hecho de comenzar a ahorrar para la jubilación lo antes posible. Para saber cuánto ahorrar para la jubilación debes tener en cuenta varios factores, como la cuantía de la pensión de jubilación ordinaria: la base de nuestros ingresos más el plus de nuestros ahorros. El importe de la pensión se calcula con la base de cotización actual y de los años cotizados.

 

Uno de los inconvenientes con el que nos encontramos a la hora de tratar de descifrar cuál es la cantidad exacta que se debe ahorrar, para disfrutar de una jubilación holgada, es que el valor del dinero va variando con el paso del tiempo. Tenlo en cuenta.

 

Ante el panorama actual, lo mejor es planificar un ahorro sin considerar la cuantía de la pensión oficial para vivir con el máximo de tranquilidad. Complementar las pensiones públicas con productos de ahorro privado como los Planes de Pensiones MAPFRE es la mejor opción para garantizarse un nivel de vida holgado una vez llegue el momento de jubilarse.

jub2

El factor de sostenibilidad entrará en vigor en 2019

factor-sostenibilidad-2019Con el objetivo de reajustar el sistema de previsión de las pensiones a la nueva realidad, el factor de sostenibilidad entrará en vigor en 2019. Este punto añadirá otras nuevas variables a la hora de calcular la pensión de jubilación.

 

La situación en España es especialmente preocupante respecto al futuro de las pensiones, ya que la población tiende, cada vez más, hacia el envejecimiento y el desempleo, lo que junto con las condiciones precarias de trabajo, no propicia las cotizaciones necesarias para sostener el sistema.

 

 

El factor de sostenibilidad, que entrará en vigor en 2019, es un punto más de la reforma de las pensiones del año 2013 y fijará dos nuevas variables decisorias para calcular la pensión de jubilación: el factor de equidad intergeneracional (FEI) y el factor de revalorización anual (FRA).

factor-sostenibilidad-entrada-vigor

 

Además de los requisitos de edad, años cotizados, cuantía, etc., que hay que cumplir para jubilarse, a partir de 2019 con el factor de equidad intergeneracional, la prestación inicial también estará ligada a la esperanza de vida del pensionista. Así, la cuantía de las pensiones de jubilación irá variando en función del aumento o descenso de la esperanza de vida.

 

Según algunos estudios realizados de acuerdo a las previsiones del INE, el factor de equidad intergeneracional puede llegar a reducir hasta en un 5% el crecimiento de la pensión inicial cada 10 años. Además, este factor se revisará cada 5 años de acuerdo a la evolución de la esperanza de vida, tal como hemos indicado anteriormente.

 

Por su parte, el factor de revalorización anual se encarga de relacionar la revalorización de las pensiones según la situación de las arcas públicas. Esto supone que las pensiones sólo subirán si se incrementan los ingresos del sistema por encima de la tasa de crecimiento del número de pensiones.

 

El principal objetivo del factor de sostenibilidad, que en un principio se iba a comenzar a aplicar en 2014, es prolongar la vida laboral de los trabajadores, tal como viene aconsejando la Comisión Europea desde hace algunos años.

 

Si analizamos en profundidad el factor de sostenibilidad que entrará en vigor en 2019, el futuro de las pensiones se divisa aún más difícil para quienes se encuentren trabajando en la actualidad. Dadas estas circunstancias, no dudes en contratar un Plan de Pensiones MAPFRE para asegurar tu futuro con un respaldo económico que complemente la exigua pensión pública.

La vicepresidenta, ministra de la Presidencia y portavoz, Soraya Sáenz de Santamaría, y la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

A fondo: jubilación anticipada y parcial, requisitos desde 2013

jubilacion anticipada parcial nuevas medidasDesde el 1 de abril de 2013, las condiciones para acceder a la jubilación anticipada y parcial cambiaron, y se establecieron ciertos requisitos más rígidos. Repasamos qué dice la reforma de las pensiones respecto a estas modalidades de retiro laboral.

 

La puesta en marcha de la última reforma de las pensiones endurecía aún más el acceso a la jubilación anticipada y parcial, estableciendo ciertos requisitos de obligado cumplimiento desde 2013. Esta nueva legislación es un intento de acercar la edad real de jubilación a la edad legal, algo que solicitó Bruselas en su día con el fin de mejorar el sistema de pensiones y adaptarlo al incremento de la esperanza de vida.

Jubilación anticipada

Dentro de esta modalidad de jubilación hay que distinguir entre jubilación anticipada forzosa y jubilación anticipada voluntaria. En ambos casos, la edad para acceder a ellas se está elevando de forma progresiva desde el año 2013 hasta el próximo 2027, pasando de 63 a 65 en el caso de la voluntaria y de 61 a 63 cuando se da la jubilación anticipada forzosa.

 

 

También son necesarios más años de cotización: el periodo mínimo para acceder al retiro anticipado voluntario es de 35 años y para la jubilación anticipada no voluntaria se exigen 33 años cotizados.

 

En cuanto a los coeficientes reductores, que son los porcentajes que se aplican por cada trimestre que se adelanta la jubilación con respecto a la edad ordinaria, la última reforma introduce más tramos. Como es obvio, estos porcentajes suponen una reducción de la cuantía de la pensión y tal como señalaba el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, “se introduce una mayor gradualidad en la aplicación de coeficientes reductores atendiendo a la carrera de cotización, con el objetivo de reforzar el principio de neutralidad y contributividad”.  jubilacion anticipada voluntaria

¿Cuáles son estos coeficientes reductores?

Para la jubilación anticipada voluntaria se establece una reducción por trimestre del 2%, para periodos de cotización inferiores a 38 años; del 1,875%, para periodos de entre 38 años y 6 meses y 41 años y 6 meses; del 1,750% para periodos entre 41 años y 6 meses y 44 años y 6 meses; y del 1,625% a partir de los 44 años y 6 meses.

 

Para la jubilación anticipada forzosa, se establece una reducción de 1,875% para los periodos de cotización de hasta 38 años y 6 meses; del 1,750% para periodos entre 38 años y 6 meses; del 1,625% para periodos entre 41 años y 6 meses y 44 años y 6 meses; y del 1,500% a partir de los 44 años y 6 meses. jubilacion anticipada forzosa

Jubilación parcial

Con los nuevos requisitos necesarios para jubilarse de forma parcial, se intenta volver al objetivo original de esta modalidad de retiro: facilitar la transmisión intergeneracional de conocimiento y experiencias. Según afirmó la Seguridad Social, “se evita así que se utilice como una forma de acceso privilegiado a una jubilación anticipada”.

 

La nueva legislación aumenta la edad y los años cotizados para acceder a ella, aunque continúan sin aplicarse coeficientes reductores.

 

– Se limita al 50% la reducción máxima de jornada con carácter general.

 

– Se permite alcanzar el 75% de reducción máxima cuando la medida venga acompañada de la formalización de un contrato de relevo con un trabajador más joven, con carácter indefinido, a tiempo completo y una duración mínima de al menos dos años, más lo que reste al trabajador para alcanzar la edad ordinaria de jubilación. El incumplimiento de esta condición generará obligaciones de compensación al empresario.

 

– Se eleva el periodo mínimo de cotización del trabajador hasta los 33 años (25 años en el caso de personas con discapacidad).

 

jubilacion parcial

 

Después de analizar a fondo los requisitos que se establecen desde 2013 para la jubilación anticipada y parcial, y considerando todas las condiciones que hay que cumplir para acceder a la jubilación ordinaria, es recomendable contratar cuanto antes un Plan de Pensiones MAPFRE para disfrutar al 100% de esta etapa de la vida tan merecida. Te informamos totalmente gratis de cualquier duda que tengas, para elegir el plan que más te conviene.

El acceso de los autónomos a la jubilación anticipada

El acceso de los autónomos a la jubilación anticipada, aún más difícil con las nuevas condiciones

jubilacion-anticipada-parcial Los autónomos tienen el derecho de jubilarse cumpliendo las mismas condiciones que los trabajadores por cuenta ajena. Aunque conseguir una pensión similar ya es complicado, el acceso de los autónomos a la jubilación anticipada es aún más difícil con las nuevas condiciones.

 

Para acceder a la jubilación ordinaria, un trabajador por cuenta propia debe cumplir con todos los requisitos de edad y periodos cotizados de la misma forma que los trabajadores por cuenta ajena. Las diferencias entre un tipo de trabajador y otro ya son notables en cuanto a la cuantía de la pensión, pero si nos fijamos en el acceso de los autónomos a la jubilación anticipada, ésta es aún más difícil con las nuevas condiciones.

 

A lo largo de la historia, ni la ley ni el Estatuto de los Trabajadores han puesto en marcha normas que favorecieran a los autónomos. Esta tendencia cambió con la reforma de 2013 que permitió a los trabajadores por cuenta propia jubilarse de forma anticipada cuando lo deseasen y no sólo por una causa de fuerza mayor. Esto impedía que casi ningún profesional autónomo se pudiera acoger a esta modalidad de jubilación. En concreto, el estatuto decía lo siguiente:

 

 

Se reconoce la posibilidad de jubilación anticipada para aquellos trabajadores autónomos que desarrollen una actividad tóxica, peligrosa o penosa, en las mismas condiciones previstas para el Régimen General.

 

Con los cambios acontecidos después del 1 de abril de 2013, la situación parece ser mucho más favorable para los autónomos, aunque sigue siendo claramente insuficiente. En cualquier caso, se reconoce el derecho a la jubilación anticipada, entendiéndose como tal la que se realiza como máximo dos años antes de llegar a la edad mínima legal para la jubilación ordinaria.

 

La primera dificultad con la que se encuentran los autónomos para poder acceder a la jubilación anticipada son los coeficientes reductores que llegan hasta el 8% por cada año anticipado. Además de la edad exigible de dos años menos que la oficial (que pasa de los 63 años hasta los 65 años en 2027) se exige acreditar 35 años de cotizaciones, cuando anteriormente se hablaba de 33 años.

 

Si se cumplen estas condiciones, la exigua pensión de jubilación será todavía más baja al aplicar los coeficientes reductores específicos. Esto significa que partimos de una reducción de la pensión del 8% para todos los autónomos que acrediten menos de 38 años y medio de cotizaciones (la práctica mayoría), de 7,5% desde los 38 años y medio hasta los 41 y medio, un 7% desde los 41 y medio hasta los 44 y medio, y un 6,5% para tiempos de cotización a partir de los 44 años y medio. Además:

 

El importe de la pensión a percibir ha de resultar superior a la cuantía de la pensión mínima que correspondería al interesado por su situación familiar al cumplimiento de los 65 años de edad. En caso contrario, no se podrá acceder a esta fórmula de jubilación anticipada.

 

Como nota final, el veto a la jubilación anticipada forzosa es un lastre que lleva el colectivo autónomo, porque si bien en el Régimen General, esta modalidad está disponible para los trabajadores que sufren despidos o situaciones similares, o por situación de crisis, a los autónomos no se les reconoce esta situación. Por poner el símil, no se permite la jubilación anticipada forzosa por motivos de cese de negocio, de traspaso o de fin de contrato con los clientes.

 

Dado que el acceso de los autónomos a la jubilación anticipada es aún más difícil con las nuevas condiciones, si te encuentras en esta modalidad de trabajo y pretendes retirarte del mundo laboral antes de alcanzar la edad mínima de jubilación ordinaria, recuerda contratar un Plan de Pensiones MAPFRE cuanto antes para asegurar tu futuro. Te informamos de todo lo que necesites para que puedas elegir el producto que mejor se ajusta a tus necesidades.