3 Min de lectura | El modelo 115 es una autoliquidación que los autónomos y las empresas deben presentar a Hacienda si tienen una oficina o local de trabajo alquilado. De esta forma, la Agencia Tributaria puede controlar los inmuebles que están arrendados con este fin.

El modelo 115 de retenciones e ingresos a cuenta es una autoliquidación específica para declarar las rentas o rendimientos procedentes del arrendamiento o subarrendamiento de inmuebles urbanos. En concreto, los autónomos y las empresas que desarrollen su actividad en una oficina o local alquilados tienen la obligación de declarar a Hacienda las retenciones practicadas por el pago del alquiler.

A través de esta vía, la Agencia Tributaria puede controlar los inmuebles que están arrendados para un fin laboral y examinar los rendimientos que generan a los propietarios. Además, el modelo complementario anual 180 de carácter informativo también sirve para resumir los modelos de alquileres que se han ido presentando de forma trimestral durante todo el año.

¿Quiénes deben presentar el modelo 115?

Todos los profesionales por cuenta propia, las empresas y las sociedades están obligados a presentar el modelo 115, siempre que paguen una renta por el alquiler de locales u oficinas de carácter urbano. La factura del arrendamiento debe incluir la retención de IVA e IRPF.

No obstante, existen algunos casos en los que no es necesario realizar esta autoliquidación a Hacienda:

  • Si el importe del alquiler es inferior a 900 euros al año.
  • Cuando se trata de viviendas arrendadas que las empresas pagan al trabajador.
  • En el supuesto de arrendamiento financiero o leasing.
  • Cuando el arrendador está incluido en alguno de los epígrafes del grupo 861 cuya cuota del Impuesto de Actividades Económicas (IAE) no sea cero.

¿Cómo se completa el modelo 115?

El modelo 115 está compuesto por 5 secciones que se rellenan de una forma muy sencilla:

  1. Datos identificativos de la empresa.
  2. Liquidación, donde se deben incluir los datos económicos del alquiler:
    • Número de perceptores: se debe indicar el número de personas a las que se les paga un arrendamiento.
    • Base de las retenciones e ingresos a cuenta: es el importe bruto que se especifica en la factura del alquiler, sin aplicar el IVA ni el IRPF.
    • Retenciones e ingresos a cuenta: hay que especificar el total de retenciones que se hayan practicado en las facturas.
    • Resultados a ingresar de anteriores declaraciones: este campo solo se tiene que completar en caso de declaración complementaria.
    • Resultado a ingresar: este resultado no puede ser negativo o cero en ningún caso.
  3. Declaración complementaria.
  4. Ingreso, donde es preciso indicar la forma de pago, bien en efectivo o a través de domiciliación bancaria.
  5. Fecha y firma.

¿Cómo presentar el modelo 115?

El modelo 115 se puede presentar de dos formas: mediante papel impreso en alguna de las oficinas de la Agencia Tributaria o de forma electrónica por Internet. Si se opta por la vía online, es necesario disponer de firma digital o Cl@ve PIN para identificarse.

¿En qué plazos hay que presentar el modelo de alquileres?

El modelo 115 está sujeto a diferentes plazos:

  • Esta autoliquidación se debe declarar de forma trimestral, en concreto entre los días 1 y 20 de los meses de abril, julio, octubre y enero.
  • En el caso de las grandes empresas, la presentación es mensual (entre los días 1 y 20 del mes siguiente al periodo de pago).

En el supuesto de que el día 20 coincida con un festivo o fin de semana, el plazo se amplía hasta el siguiente día hábil.

Este tipo de modelos pueden ser un indicativo de la capacidad económica de un autónomo o empresario. Sin embargo, dado que las circunstancias actuales pueden cambiar en cualquier momento, es aconsejable contratar un plan de pensiones para asegurarse un futuro sin sobresaltos.

MAPFRE