3 Min de lectura | El modelo 145 es un formulario que se debe presentar en la Agencia Tributaria y que está relacionado con el IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas). En concreto, sirve para determinar la retención que se debe aplicar en la nómina de un trabajador.

El modelo 145 es uno de los documentos más importantes de los trabajadores por cuenta ajena. Se trata de la comunicación de ciertos datos al pagador, normalmente la empresa, para fijar el porcentaje de retención de IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas) que se debe aplicar en la nómina.

¿Para qué sirve el modelo 145?

En este formulario se debe incluir la información personal y familiar del empleado, lo que no solo influye en el salario neto que se percibe cada mes, sino también en el resultado de la próxima declaración de la renta. En función de las circunstancias que se indiquen, la compañía calcula las retenciones sobre rendimientos del trabajo que la persona asalariada debe adelantar a Hacienda.

Posteriormente, cuando se presenta la declaración, la Agencia Tributaria tiene en cuenta las cantidades que ya se han abonado por este concepto. En el supuesto de que la retención haya sido más alta de lo que corresponde, el contribuyente percibe la diferencia. En caso contrario, es decir, si el porcentaje de IRPF que se ha retenido en las nóminas ha sido insuficiente, el resultado saldrá a pagar.

Es importante tener en cuenta que existen múltiples deducciones en la declaración. Una de ellas consiste en incluir las aportaciones que se hayan realizado durante el ejercicio anterior a un Plan de Pensiones MAPFRE. Para ello, tan solo se deben cumplimentar los datos solicitados en el apartado que corresponda.

CALCULA TU PENSIÓN

¿Cuándo se debe presentar el modelo 145?

Por norma general, la empresa se encarga de facilitar el modelo 145 a sus empleados para que lo completen. La presentación de este formulario en la Agencia Tributaria se debe realizar en ciertos momentos puntuales:

  • A finales de cada año, antes de que se produzca el cambio de ejercicio fiscal. Así, la empresa puede actualizar los datos de su plantilla para calcular las retenciones de IRPF en las nóminas en caso de que varíe la información.
  • Cuando se empieza a trabajar en una nueva compañía para comunicar sobre la situación personal y familiar.
  • Siempre que se produzca algún cambio en las circunstancias del trabajador, como por ejemplo tener un hijo o empezar a cuidar a una persona dependiente.

¿Cómo se rellena el modelo 145?

El modelo 145 contiene 7 apartados que se deben rellenar según las particularidades de cada empleado:

  • Datos del perceptor que efectúa la comunicación. En este apartado se debe indicar el nombre y apellidos, NIF y año de nacimiento. Además, se debe marcar la situación familiar que corresponda (persona soltera, viuda, divorciada, separada, casada, con o sin hijos, etc.), si se cuenta con algún grado de discapacidad reconocido o si ha sido necesario moverse geográficamente por el nuevo trabajo.
  • Hijos y otros descendientes menores de 25 años o mayores de dicha edad si son discapacitados, que conviven con el perceptor. Se deben incluir los datos de los descendientes que cumplan estos requisitos y que, además, no tengan rentas anuales superiores a 8.000 euros.
  • Ascendientes mayores de 65 años o menores de dicha edad si son discapacitados, que conviven con el perceptor. Al igual que en el punto anterior, en este caso también se debe completar este apartado si el trabajador tiene a su cargo a alguna persona que se encuadre dentro de este colectivo y cuyos ingresos no superen los 8.000 euros.
  • Pensiones compensatorias en favor del cónyuge y anualidades por alimentos en favor de los hijos, fijadas ambas por decisión judicial. Los pagos anuales que el trabajador realice por dichos conceptos también se deben reflejar en el modelo 145, siempre que se hayan establecido a través de una resolución judicial.
  • Pagos por la adquisición o rehabilitación de la vivienda habitual utilizando financiación ajena, con derecho a deducción en el IRPF. Únicamente pueden marcar esta casilla los contribuyentes que hayan comprado una casa o hayan satisfecho cantidades por obras de rehabilitación antes del 1 de enero de 2013. Además, las retribuciones íntegras deben ser inferiores a 33.007,20 euros.
  • Fecha y firma de la comunicación.
  • Acuse de recibo. Este apartado se utiliza para dejar constancia de que el trabajador ha entregado dicha información a su empresa, para lo cual también debe firmar y sellar el documento.