3 Min de lectura | Hacienda aplica una retención mínima en el IRPF del 2% para determinados tipos de contratos. En el caso de que el trabajador tenga más de un pagador, y para que la declaración de la renta salga a devolver, podemos pedirle a la empresa que eleve las retenciones y pague más IRPF todos los meses.

El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) es un tributo progresivo -el tipo es más alto para aquellos que ganan más-, personal y directo que abonan las empresas, en nombre del trabajador, a la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT). La retención mínima por IRPF que se aplica es del 2 por ciento, para contratos temporales, de duración inferior a un año, en prácticas, convenios con becarios, actividades agrícolas y ganaderas y actividades forestales.

A continuación, detallamos las claves que marcan el IRPF mínimo en la nómina de los trabajadores.

Tipo mínimo

Hacienda obliga a las empresas a ingresar el importe correspondiente a la nómina del trabajador, y, como hemos señalado anteriormente, el tipo impositivo mínimo por IRPF es del 2 por ciento.

Esta retención tan baja es una de las ventajas fiscales que tiene Hacienda, en este caso, para ingresos reducidos. Aunque, en el caso de trabajadores que tengan dos o más empleos, es probable que la declaración de la renta salga a pagar.

Trabajadoras jóvenes

https://bit.ly/2Mob5gG

Tal y como detallamos en el inicio del artículo, estos son los contratos que disfrutan de una retención de solo el 2 por ciento por IRPF:

  • Temporales.
  • Duración inferior a un año.
  • En prácticas.
  • Becarios.
  • Actividades agrícolas y ganaderas.
  • Actividades forestales.

Las empresas son las responsables de calcular si se puede aplicar el tipo mínimo del IRPF a un trabajador, en función de la duración del contrato, de la situación familiar o si el empleado tiene algún tipo de discapacidad. Para ver cómo calculamos la retención mínima por IRPF, vamos a ilustrarlo con un ejemplo.

Imaginemos un trabajador con contrato en prácticas por seis meses, de enero a junio inclusive, con una retribución total bruta de 7.500 euros (1.250 euros brutos).

Al ser de duración inferior al año, e independientemente de que luego, tras el mismo, el contrato se convierta en indefinido, los seis meses de prácticas deberán haber abonado solo un 2 por ciento de IRPF.

De esta forma, sin tener en cuenta las cotizaciones sociales, el empleado habrá sufrido una retención de solo 25 euros mensuales durante todo el periodo de prácticas.

¿Qué puedo hacer si tengo dos trabajos?

En el caso de trabajadores con dos o más trabajos, o hemos tenido más de un pagador en un año natural, podemos solicitar que, de cara a la declaración de la renta, la empresa pague más IRPF todos los meses por nuestra nómina.

Para eliminar este inconveniente, a cambio de reducir los ingresos mensuales, una vez que se realice la correspondiente liquidación en el periodo de la renta el trabajador podría cerrar el año fiscal con un resultado “a devolver”.

MAPFRE te puede ayudar a realizar la declaración de la renta, poniendo a tu disposición el servicio de Asesor Fiscal del programa de Fidelización teCuidamos. Más información

 

Borja Carrascosa Nogales

Consultor y MBA por IE Business School

Colaborador de MAPFRE