3 Min de lectura | Las lagunas de cotización son aquellos periodos en los que no hubo obligación de cotizar y que afectan a la hora de calcular la base reguladora de la pensión de jubilación. Te contamos cómo mitigar los efectos negativos de dichas lagunas.

Se conocen como lagunas los periodos en los que, por diversos motivos, no hubo obligación de cotizar. A este respecto, hace algunos años, y con la reforma de la ley de pensiones en el año 2013, el Gobierno procedió a realizar una regulación de la integración de lagunas de cotización, que se establecía en la Ley 27/2011 de reformas de pensiones y que afectaba, sobre todo, a la hora de calcular la base reguladora de la pensión de jubilación en su modalidad contributiva.

Con el fin de favorecer a quien no había cotizado durante un tiempo, estas lagunas se habían ido cubriendo con la base mínima de cotización vigente en el periodo correspondiente. Sin embargo, con la entrada en vigor de la reforma de las pensiones se modificó este criterio, de tal manera que un trabajador con lagunas puede traerse para complementarlas lo cotizado 19 años antes, con el añadido de que dichas aportaciones están actualizadas con el IPC.

Cómputo de la base reguladora de las pensiones

La base reguladora es un factor imprescindible para determinar la cuantía de la pensión a percibir y se compone de la suma de las bases de cotización de los últimos años, actualizadas según el IPC, salvo las de los dos últimos años, que se toman por su valor nominal.

Y es que el año 2013, la base reguladora se calculaba con las bases de cotización de los últimos 15 años, fórmula que sigue vigente de forma transitoria y excepcional y solo para aquellas personas a las que le sea aplicable la legislación anterior a la reforma de las pensiones realizada por la ley 27/2011. El objetivo es no perjudicar, especialmente, a los trabajadores de avanzada edad que salieron del mercado laboral durante la crisis.

En el resto de casos, las bases de cotización que se toman como referencia para calcular la base reguladora en 2020 son las de los últimos 23 años. El cómputo irá tomando un año adicional por cada año hasta el 2022. Es decir, en 2021 se tendrán en cuenta 24 años y en 2022 y hacia adelante, el cálculo de la base reguladora se realizará con las bases de cotización desde los últimos 25 años.

Mitigar los efectos negativos de las lagunas de cotización

Con el objetivo de paliar los efectos negativos de estas lagunas, la normativa del régimen general de la Seguridad Social (trabajadores por cuenta ajena) prevé unas reglas de integración de tales lagunas de cotización. Es decir, estos periodos sin cotizar se integrarán con unas cotizaciones ficticias así:

  • Las primeras 48 mensualidades sin cotización se integrarán con la base mínima de entre todas las existentes en cada momento. Si hubiera más de 48 mensualidades, el resto de mensualidades se integrarán con el 50% de esa base mínima.
  • A aquellas personas a las que resulte aplicable la legislación anterior a la Ley 27/2011, estas lagunas de cotización se integrarán con la base mínima de cotización vigente en cada momento.

En todos los casos, la mejor opción para contar con garantías absolutas es prever el momento de la jubilación con productos de ahorro privado como los Planes de Pensiones MAPFRE, que se adaptan a cada perfil de ahorrador, para que disfrutes de esta nueva etapa de la vida sin grandes esfuerzos.

MAPFRE