4 Min de lectura | Pagar con el móvil como si fuera una tarjeta de crédito es ya una realidad presente, pero ¿cómo se hace? Y más importante aún: ¿es seguro?

Sacar al teléfono móvil, acercarlo al datáfono y listo. Pagar con el móvil es así de sencillo y te evita tener que llevar encima tarjetas, billetes o monedas. Si te quieres sumar a esta tendencia que ha dejado de ser una opción de pago del futuro para convertirse en una realidad presente, te contamos los pasos que debes seguir, los requisitos, y lo más importante: cómo de seguro es pagar con el móvil.

Requisitos previos para pagar con el móvil

Para poder pagar con el móvil necesitas que tu dispositivo tenga chip NFC y una app compatible que haga de intermediaria para gestionar el pago.

Chip NFC en el móvil

NFC es una tecnología de comunicación inalámbrica de corto alcance y alta frecuencia que permite el intercambio de datos entre dos dispositivos, en este caso el móvil y el datáfono.

Todos los dispositivos de Apple desde los iPhone SE e iPhone 6 llevan NFC; y en cuanto a los Android, la mayoría de los de gama media alta lo tienen integrado. Para averiguar si el tuyo lo tiene, ve a AJUSTES y en el buscador escribe “NFC”. Si tu dispositivo dispone de este chip lo verás aparecer. Una vez encontrado, solo tienes que pulsar encima para activarlo.

App compatible

Además, para vincular tus tarjetas a tu móvil debes descargarte una app compatible. Para evitar aplicaciones fraudulentas, lo mejor es asesorarse en el propio banco.

En los iPhone solo se puede usar Apple Pay, que funciona con los principales bancos. En los móviles Android se puede usar la propia app del banco o alguna de las plataformas que permiten pagar con NFC y agrupan varios grupos financieros, como Google Pay o Samsung Pay.

¿Cómo pagar con el móvil?

Una vez que tienes el NFC activado y la app en tu teléfono los pasos son muy sencillos. Después de que el vendedor introduzca el importe de la compra en el TPV tú solo tienes que:

  • Desbloquear la pantalla del móvil.
  • Acercar la parte del chip NFC del móvil (suele estar en la parte superior) al datáfono.
  • Introducir el PIN de tu tarjeta (solo si la compra es superior a 20 euros).

Como ves, los pasos son los mismos que al usar una tarjeta de crédito.

¿Es seguro pagar con el móvil?

Ilustración de un móvil y una tarjeta sobre un datáfono

https://bit.ly/3p2uxQS

Pagar con el móvil es seguro, incluso más que con una tarjeta, ya que el ladrón, además de conocer la clave de tu tarjeta, debe averiguar el PIN o patrón de desbloqueo de la pantalla de tu móvil o tener tu huella dactilar.

En caso de robo o pérdida del dispositivo móvil tendrás que ponerte en contacto con la entidad financiera para que bloqueen las tarjetas, de la misma manera que lo harías ante el robo o pérdida de una tarjeta de crédito. Si, antes de que des el aviso, alguien hace un uso fraudulento de tu móvil como instrumento de pago, solo se te puede hacer responsable de un máximo de 50 euros.

Además, si cuentas con un Seguro de Hogar MAPFRE con cobertura de robo, puedes ponerte en contacto con la compañía para gestionar la indemnización de los daños derivados de la situación.

CALCULA TU PRECIO

Por otra parte, al pagar con el móvil evitas que el establecimiento en el que estás comprando pueda acceder a tus datos bancarios, ya que las apps no comparten información con terceros gracias a la “tokenización”. Este sistema consiste en reemplazar los datos sensibles de una tarjeta bancaria por unos códigos únicos y aleatorios que identifican cada operación, por lo que no hay necesidad de compartir los datos reales de la tarjeta.

¿Cómo hacer más seguro el pago con el móvil?

Una vez que conviertes tu móvil en un instrumento de pago, debes adoptar una serie de medidas de seguridad, tales como:

  • Instalar un antivirus.
  • Tener siempre actualizado el sistema operativo del móvil.
  • Descargar solo apps fiables.
  • Utilizar contraseñas robustas.
  • Bloquear la tarjeta SIM con un PIN diferente al de bloqueo de pantalla.
  • No utilizar redes de Wifi abiertas.
  • Desactivar el NFC cuando no se vaya a usar.

Y, por supuesto, si vas a dejar el móvil a un tercero, por ejemplo, para su reparación, desconecta el NFC y quita todas las tarjetas.