¿Qué es la presión fiscal?

///¿Qué es la presión fiscal?

¿Qué es la presión fiscal?

La presión fiscal es la variable que mide el peso de los ingresos fiscales de un país sobre su PIB. No debemos confundirlo con el concepto de “esfuerzo fiscal”, que mide el coste de la factura tributaria para cada uno de los ciudadanos de un Estado.

La presión fiscal mide el peso de la recaudación de impuestos por parte del Estado sobre la riqueza creada por un país. Expresado en forma de porcentaje, el concepto relaciona dos variables:

  • los ingresos tributarios totales registrados en un año natural
  • el Producto Interior Bruto (PIB) generado por la economía nacional.

Para calcular la presión fiscal, debemos dividir la primera (el capital ingresado por tributos y cotizaciones sociales) entre la segunda (la producción de una economía).

En el caso de España, según los últimos datos disponibles (2017), la presión fiscal asciende al 34,2% del PIB nacional. El porcentaje anterior es el resultado de dividir los ingresos tributarios de aquel año (399.448 millones de euros, según la Agencia Tributaria -AEAT-) entre el valor de la producción total cuantificada en España en el mismo ejercicio (1.166.319 millones de PIB, según el Instituto Nacional de Estadística -INE-).

La presión fiscal sirve para hacer una comparativa estandarizada a nivel mundial sobre el peso de los impuestos sobre una economía. No obstante, no mide el impacto de la factura fiscal per cápita, esto es, su impacto en cada ciudadano de un país. Como expondremos más adelante, el concepto de ”esfuerzo fiscal” es el que mejor expresa lo que ciudadanos y empresas abonan a Hacienda.

Comparativa europea

Si hacemos una comparativa a nivel europeo, vemos que la española es la economía con menor ratio de presión fiscal de entre los cinco grandes del Viejo Continente, según datos de Eurostat.

Alemania registró unos ingresos tributarios del 40,3% del PIB hace dos años, cifra que se situó en el 48,2% en el caso de Francia. Italia, por su parte, cerró 2017 con un 42,2%, mientras que Reino Unido tuvo un 35,3%.

Según Eurostat, Finlandia es el país europeo con mayor presión fiscal de la UE, con un 51,6%. En el lado contrario, Lituania (29,6%), Bulgaria (29,4%), Rumanía (25,7%), Suiza (28,5%) e Irlanda (23,3%) son las economías con menor ratio de ingresos tributarios sobre el PIB. Fuera de Europa, observamos que en EE. UU. la ratio entre los ingresos tributarios y el PIB del país se situó en el 27,1% en 2017, mientras que Japón registró un 30,6%. En Canadá, esta variable ascendió al 30,8%.

El esfuerzo fiscal

Un billete de cinco euros

https://unsplash.com/photos/ZKVBM2_Dp84

 

No se debe confundir la presión fiscal con el denominado como esfuerzo fiscal, que es el que mide realmente el impacto que genera en el sector privado -ciudadanos y empresas- el pago de los impuestos. En este segundo caso, el cálculo se realiza dividiendo la presión fiscal entre el PIB per cápita.

En el caso de España, y utilizando los datos de 2017 con un PIB per cápita de 25.100 euros y presión fiscal del 36,2%, la ratio de esfuerzo fiscal se sitúa en 0,14.

Si hacemos la misma comparativa para Alemania (presión fiscal del 40,3% y PIB de 39.600 euros por ciudadano), la cifra resultante es de 0,10. Es decir, que pese a tener mayor presión fiscal, el esfuerzo de los ciudadanos alemanes para pagar impuestos es inferior al que afrontan los españoles.

En el caso de Francia, con una presión fiscal del 48,2% y un PIB per cápita de 34.200, el esfuerzo fiscal resultante es el mismo que el de España (0,14). Reino Unido (presión fiscal del 35,3% y 35.400 euros per cápita) arroja un 0,10, igual que Alemania, mientras que en Italia (42,2% y 28.500 euros) se sitúa en el 0,15.

Según se desprende de las cifras anteriores, un porcentaje de presión fiscal elevado no siempre equivale a un esfuerzo fiscal alto por parte de la población. España es el quinto país de los grandes europeos en función de la presión fiscal, pero comparte el segundo puesto con Francia en términos de exigencias tributarias a los ciudadanos.

La diferencia entre ambas cifras se explica por factores como la economía sumergida (actividad no registrada en las estadísticas de Hacienda), ya que el fraude se ve a menudo incentivado cuando suben los impuestos. Por esta razón, las subidas tributarias aplicadas en España, Italia o Portugal, por poner sólo algunos ejemplos, no registran nunca los aumentos de ingresos esperados. Las altas cifras de esfuerzo fiscal de los ciudadanos españoles o italianos así lo reflejan.

¿Qué es la presión fiscal?
Valora este artículo
2019-07-15T13:49:39+02:009 julio, 2019|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.

¿Qué es la presión fiscal?
Valora este artículo
Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar su navegación. Vd. puede configurar su navegador para rechazar estas cookies, pudiendo en tal caso limitarse la navegación y servicios del sitio web. Si no modifica esta opción y continua navegando, Vd. está consintiendo en la utilización de las cookies de este sitio web. Si desea más información sobre las cookies que utilizamos en nuestro sitio web, puede consultar nuestra Política de Privacidad y Cookies. Cerrar