La modalidad de retribución flexible no es nueva en España, aunque los últimos informes sobre su incidencia confirman que está en crecimiento. Las empresas apuestan por los planes de retribución flexible como atractivo para atrapar y mantener a sus trabajadores, fidelizando el talento.

¿Qué es un plan de retribución flexible?

La empresa ofrece a sus trabajadores canjear parte de su sueldo por productos y servicios de interés para los empleados. De esta forma, la empresa paga menos salario en efectivo a sus trabajadores, pero incrementa servicios por ese valor como por ejemplo, guardería, seguro médico o plan de pensiones, entre otros.

Es importante destacar que la modalidad de retribución flexible es una alternativa que puede ofrecer una empresa, pero que ni es obligatoria ofertarla ni el empleado está supeditado a ella. En caso de que la entidad la ofrezca a sus trabajadores estos pueden elegir aceptarla o no, y pueden además escoger qué servicios o productos les interesa recibir en forma de retribución flexible cada mes. Se trata de una oportunidad voluntaria.

El Estatuto de los Trabajares marca límites a las retribuciones flexibles, nunca pueden superar en valor al 30 por ciento sobre el total del salario. El trabajador recibe, al menos el 70 por ciento de sueldo en efectivo y el 30 por ciento puede ser retribución flexible de su elección.

El plan de pensiones

Entre los paquetes de servicios y productos previstos para ofrecer a los empleados en forma de retribución flexible pueden y suelen incluirse planes de pensiones, ya que cumple con las características deseables, lo que les hace ser un éxito entre los empleados.

Los planes de pensiones son productos de ahorro útiles y prácticos, muy populares tanto en España como en toda Europa. Su demanda es creciente y habitual.

La preocupación por proteger y completar la pensión por jubilación es habitual y afecta a todos los ciudadanos con independencia de su edad o su tipo de trabajo. Las distintas modalidades de Planes de Pensiones MAPFRE responden de forma precisa las demandas de todos los trabajadores, ajustándose a sus necesidades.

Ventajas fiscales

Uno de los principales atractivos de contratar un plan de pensiones son las ventajas fiscales que tiene durante el tiempo de ahorro y hasta su rescate.

Tanto en el caso del plan de pensiones como en el de otros servicios que un trabajador decida disfrutar en forma de retribución flexible, supone un descenso en su base imponible lo que se traduce en un ahorro.

Un completo catálogo de prestaciones

El plan de pensiones es una posibilidad, pero no es el único tipo de producto que te puede ofertar tu empresa en forma de retribución flexible, son habituales en España muchas otras alternativas.

  • Cheques guardería
  • Cheques de comida
  • Seguro de Salud
  • Formación
  • Bono transporte

Dentro de la cesta de retribuciones flexibles, se contempla un conjunto de servicios exentos de tributación, lo que los hace aún más atractivos y ventajosos para el empleado. No lo son todos y tienen sus límites, pero sí están los más populares como los cheques de guardería o los vales de comida. Si pagas este tipo de productos a través de tu sueldo y tu empresa, no pagas por ellos impuestos que de manera individual sí deberías asumir. Como trabajador, las ventajas se multiplican, al margen del ahorro económico, los que ya los disfrutan destacan también otros aspectos:

  • Comodidad al contratar un servicio que la empresa se encarga de gestionar, localizar y ofertar.
  • Ventajas al unirte a un servicio colectivo que suele ser más atractivo que los que se contratan de forma individual o particular.
  • Conciliación laboral y familiar. No todos los productos, pero hay muchos de ellos que están encaminados a facilitar la deseada conciliación laboral.

Los expertos aseguran que los planes de retribución flexible son una alternativa 10 para las empresas que, sin gastos extras, consiguen ganar en atractivo al ofrecer beneficios extras para sus trabajadores presentes y futuros.