3 Min de lectura | Hay muchos trabajos que presentan estadísticas altas sobre accidentes laborales e incluso muerte, lo que no impide que miles de personas las ejerzan en el mundo. Son las denominadas profesiones de riesgo. Te contamos cuáles son.

Según el artículo 4.5 de la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de prevención de Riesgos Laborales, «Se entenderán como procesos, actividades, operaciones, equipos o productos «potencialmente peligrosos» aquellos que, en ausencia de medidas preventivas específicas, originen riesgos para la seguridad y la salud de los trabajadores que los desarrollan o utilizan«.

Las profesiones con más riesgo que existen en España son las siguientes:

  • Policías, militares y agentes de seguridad.
  • Bomberos y forestales.
  • Limpiacristales, personal de telecomunicaciones, mantenimiento de fachadas, y todos aquellos que necesitan suspenderse de un arnés para desempeñar su actividad.
  • Mineros y espeleólogos.
  • Empleados de plataformas petrolíferas.
  • Profesional taurino
  • Trabajadores expuestos a sustancias peligrosas, productos tóxicos, material radioactivo o alta tensión eléctrica.
  • Camioneros, transportistas, repartidores y mensajeros.
  • Personal de vuelo de trabajos aéreos.
  • Operarios de maquinaria pesada.
  • Pilotos de carreras.
  • Pescadores.
  • Buzos.
  • Artista de circo.
  • Actores con riesgo.

Por su peligrosidad, algunas de estas profesiones tienen establecida una jubilación anticipada distinta a la ordinaria. Te lo contamos aquí.

Bombero

https://pxhere.com/es/photo/775453

Profesiones de riesgo para el seguro de vida

Un seguro de vida es un extra de tranquilidad que ofrece importantes garantías a los seres queridos del interesado en caso de fallecimiento. Suele ser una opción muy demandada por personas de entre 35 y 44 años y, aunque este tipo de productos pueden ser suscritos por cualquiera, ¿qué ocurre con aquellos que desempeñan profesiones consideradas de riesgo?

Estos trabajadores tienen una mayor necesidad de contratar este tipo de pólizas, ya que cada día ponen en riesgo su vida. Gracias a ello, los beneficiarios tienen garantizada una indemnización económica en caso de que el asegurado sufra una incapacidad o pierda la vida, un aspecto que es de gran ayuda en estos trances en los que puede que el fallecido fuera la única fuente de ingresos de la familia, y ello sin contar los gastos extra, como los del sepelio.

Por ello, hay compañías que ponen a disposición de estos profesionales productos específicos que, en muchos casos, tienen una prima mayor (ya que los riesgos que debe asumir la aseguradora son más elevados); aunque también hay aseguradoras que rechazan a este tipo de profesionales debido, de igual manera, a que la probabilidad de que acontezca el siniestro es mayor.

Es importante que, a la hora de contratar la póliza, el interesado indique cuál es su profesión para que la compañía pueda calcular la prima real y se incluyan las coberturas necesarias. Por ejemplo, si tu profesión es de riesgo es muy recomendable que tu seguro cubra la invalidez absoluta y permanente, el fallecimiento por accidente (cuyo montante se suma a la indemnización por fallecimiento), o la dependencia severa y gran dependencia, una cobertura que solo contemplan los seguros de vida más especializados, como los que te ofrece MAPFRE pensando en tu tranquilidad y la de tu familia.

CALCULA TU PRECIO

Además, informar de este dato es un deber del asegurado, tal y como se establece en el artículo 10 de la ley 50/1980, que regula los contratos de seguros: “El tomador del seguro tiene el deber, antes de la conclusión del contrato, de declarar al asegurador, de acuerdo con el cuestionario que este le someta, todas las circunstancias por él conocidas que puedan influir en la valoración del riesgo”.