Ante las palabras: rebajas, chollo u oferta nuestro cerebro reacciona. Este tipo de carteles en las tiendas atraen a los compradores con el objetivo de que adquieran sus productos. Pero, algunas personas tienen un problema a la hora de controlar sus impulsos al ser apelados de manera directa por este tipo de promociones y esto hace que desarrollen un trastorno de compra compulsiva.

Si este es muy severo, puede influir muy seriamente en la capacidad de ahorro, ya que para esta persona será nula.

Las compras compulsivas y la capacidad de ahorro

La capacidad de ahorro de una persona se mide con la cantidad de dinero proveniente de sus ingresos que es capaz de guardar. Los expertos consideran que, para poder tener una economía saneada, el importe del salario debe aprovecharse y dedicarse a esta con al menos el 10 por ciento.

    Por otro lado, también se recomienda que se deje un porcentaje que sitúe alrededor del 25 por ciento para los gastos personales. Dentro de este tipo de gastos se encuentran las compras y algún que otro capricho. El principal problema para las personas que sufren este tipo de trastorno, es que superan con creces estos límites y pueden llegar a adquirir incluso deudas. Por ello, es importante saber cuándo realizar una compra para evitar que esta haga tambalear tu economía.

    Las compras compulsivas suponen para una persona un premio. La realización de esta acción está encaminada a lograr la felicidad buscando en ellas una recompensa por el trabajo que se ha realizado. Realizar compras hace que la dopamina aumente y por ello, muchas personas se sienten mejor al salir de compras.

    El problema viene cuando estas no son suficientes y necesitas hacer más para poder llenar este vacío. Esta compulsividad es signo de un problema que debe ser tratado por un profesional ya que puede acabar colonizando todos los aspectos de tu vida.

    Pensar antes de actuar

    Para evitar realizar compras de las que luego te arrepientas, es necesario que te pares un momento a reflexionar. Piensa si verdaderamente necesitas eso que has visto bajo el reclamo de oferta. Repasa qué te ha llevado a creer que necesitas aquello que estás viendo en el escaparate. De esta forma retrasas la recompensa y reflexionas sobre la necesidad de realizar la compra.

    Planificación

    Mujer sonriente con porcentajes sobre ella

    https://bit.ly/2WWPHj3

    Antes de salir de casa, y sobre todo en periodos en los que existen rebajas o promociones de ventas especiales, debes planear siempre tu compra. Siéntate durante unos minutos y piensa en qué necesitas realmente. Para evitar gastar más dinero del necesario, realiza una lista de las cosas que necesitas y un presupuesto. De esta forma, visualizando el dinero que puedes gastarte y las compras que necesitas, podrás gestionarte mejor y no gastar más de la cuenta.

    Actitud y compañía

    Las compras producen felicidad para la persona que las realiza, por ello, no es buen momento que las realices cuando te encuentras triste si no quieres gastar más dinero de la cuenta. Salir a comprar en un estado de ánimo de tristeza, hará que compres más y que al pagar te sientas mucho peor al darte cuenta de lo que has gastado.

    Si no te ves capaz de superar por ti mismo los retos que suponen ir a comprar y no quieres gastar más dinero del necesario para que tu capacidad de ahorro no se vea reducida, puedes recurrir a la compañía de otra persona. Él te aportará otra visión y te hará plantearte si verdaderamente necesitas aquello que vas a comprar.