3 Min de lectura | Si analizamos la pensión de las personas en Régimen de Autónomos comparada con las pensiones del Régimen General observamos cómo la primera es ligeramente inferior a la que reciben los segundos. Esta diferencia puede superar llegar a superar euros de […]

Si analizamos la pensión de las personas en Régimen de Autónomos comparada con las pensiones del Régimen General observamos cómo la primera es ligeramente inferior a la que reciben los segundos. Esta diferencia puede superar llegar a superar euros de media.

 

Los motivos que explican estas diferencias entre una pensión de autónomos comparada con las pensiones del Régimen General hay que buscarlos en las bases de cotización de cada trabajador y en otra serie de razones que pasamos a explicar.

La cotización de un autónomo vs la cotización de un asalariado

La principal diferencia entre estos dos tipos de cotizaciones radica en la cuantía de la base, así como en el tiempo que se está cotizando durante toda la vida laboral. Por norma general, la mayoría de los autónomos optan por la base mínima de cotización (918,80 euros) para lo que hay que pagar una cuota mensual de 275,02 euros.

Los motivos que llevan a tomar esta decisión se pueden relacionar con la percepción del riesgo, es decir, cuando una persona emprende por su cuenta siempre surgen dudas del tipo: ¿qué pasa si el negocio no funciona?, ¿o si no consigo vender lo suficiente?, o ¿y si caigo enfermo durante un largo periodo de tiempo?   En los últimos años estamos asistiendo a una situación bastante injusta: en muchas empresas contratan a personal que tiene que hacerse autónomo. También es posible que le propongan ser un autónomo económicamente dependiente (TRADE). De esta forma el trabajador paga su Seguridad Social y el empresario reduce los gastos que supone contratar a alguien.

Por su parte, los asalariados van incrementando su cotización durante los años de trabajo, sobre todo, al final de la vida laboral. Es en esta última fase cuando se notan, de media, las mayores diferencias de bases y sueldos entre un autónomo y un trabajador en Régimen General. Por lo tanto, las cotizaciones y la pensión que resulta es sensiblemente mayor en los trabajadores por cuenta ajena que en los autónomos teniendo en cuenta la misma edad y el mismo tiempo cotizado.   Ante este hecho y con la última reforma de las pensiones, los autónomos, al igual que el resto de trabajadores, ven cómo se incrementa la edad para llegar a la jubilación y los años mínimos cotizados necesarios para poder acceder a la pensión (25 años mínimos en 2027).

Con esta información de la pensión de autónomos comparada con las pensiones del Régimen General, es evidente que se necesita un plan diferente para el futuro. Aun así, hasta que ese momento llegue, está claro que los años de vida laboral van aumentando y por lo tanto, un Seguro de Salud MAPFRE es una buena opción para paliar cualquier dolencia y continuar con el día a día sin mayor problema.  

LO QUE DEBES SABER...

  • Los autónomos pensionistas cobran, en media, un 40% menos al mes que los pensionistas del Régimen General.
  • Las razones son muchas, pero la principal es que muchos autónomos cotizan durante años por la base mínima.
  • La reforma de las pensiones también elevó la edad mínima de jubilación para los autónomos, así como el número mínimo de años para optar a la pensión.